-

.

SEARCH GOOGLE

..

-

jueves, 6 de diciembre de 2007

UN MUNDO FELIZ // 2ª Parte

NOTA: EN SU DIA, CUANDO ESTE LIBRO SE ESCRIBIO, SE CONSIDERO "CIENCIA FICCION", PERO COMO ESTAN LAS COSAS HOY EN DIA, ME PARECE QUE ESA "FICCION", HA PASADO A UNA DURA "REALIDAD".
EN UNA PRIMERA LECTURA, HASTA PUEDE PARECER UN CUENTO, UNA FABULA CON MORALEJA, PERO SI NOS VEMOS REFLEJADA EN ESA FABULA, PODRIAMOS SACAR AL AIRE MUCHAS PREGUNTAS, QUE TAL VEZ NO NOS GUSTEN ESCUCHAR, O AUN MAS, NO NOS GUSTE LLEGAR A PLANTEARNOSLAS, AUNQUE LA VERDAD, HAY GENTE QUE SE LO TOMA SERIAMENTE, MAS DE LO QUE NOS PODIAMOS LLEGAR A CREER; POR EJEMPLO, UNA PREGUNTA NORMAL EN EL LIBRO LLEVADA A NUESTRO TIEMPO,; ESTAMOS EN EL SIGLO XXI: HA HABIDO JEFES DE ESTADO, DE LA IGLESIA, GENTE QUE HA TENIDO SOBRE SI UN GRAN PODER, Y SIN HABER LOS ADELANTOS DE HOY EN DIA; HOY EN DIA, EN EL AUN JOVEN SIGLO XXI, ¿QUIEN LLEGARA A SER EL ALPHA DE LOS ALPHAS? ; ¿ QUIEN LLEGARA A SER EL "GRAN HERMANO"?; TAL VEZ A MUCHOS HASTA LES DE RISA, O LO HAN PREPARADO PARA ESO, PARA QUE DE RISA, Y NADIE LO ESPERE, PERO YA HAY QUIEN PIENSA EN ESO, PERO DEMASIADO ENSERIO COMO PARA TOMARSELO A "FABULA".
NUESTRO SOMA, QUE NO FALTE, ALCOHOL, TABACO, DROGAS,ANALGESICOS,ANTIDEPRESIVOS,LA PILDORA DE LA FELICIDAD,SOMA,VIAGRA...., COSAS QUE HOY EN DIA, CUESTAN DINERO, Y TIENEN EL PODER DE ANONADAR A TODA LA SOCIEDAD, UNA MANERA PARA PODER USAR AL MUNDO, CON EL SOLO HECHO DE REGALARLO, O RESTRINGIRLO...BUENO, TANTAS Y TANTAS PREGUNTAS, LA OVEJA DOYLE, SE PODRIAN HACER YA MISMO EN MASA UN PERSONAJE?, LA IDEA SE LLEVO A CABO EN UNA PELICULA,"LOS HIJOS DEL BRASIL, Y EL PERSONAJE A CLONAR ERA HITLER", Y AUN NO SE HABIA CLONADO A DOYLE, Y LO QUE NO SABREMOS...; EN FIN, ES PARA LEERLO, Y QUE LA FABULA TE DESPIERTE A UNA DURA REALIDAD, O ESPEREMOS, QUE NO, QUE SOLO SEA LA FABULA CON SU FINAL, Y SU MORALEJA, TAL VEZ DE DEMASIADO MIEDO A LAS CONSECUENCIAS SI ESTO NO ES ASI... DISFRUTALO

CAPITULO IX


Tras aquel día de absurdo y horror, Lenina consideró que se había ganado el derecho a
unas vacaciones completas y absolutas. En cuanto volvieron a la hospedería, se
administró seis tabletas de medio gramo de soma, se echó en la cama, y al cabo de diez
minutos se había embarcado hacia la eternidad lunar. Por lo menos tardaría dieciocho
horas en volver a la realidad.
Entretanto, Bernard yacía meditabundo y con los ojos abiertos en la oscuridad. No se
durmió hasta mucho después de la medianoche. Pero su insomnio no había sido estéril.
Tenía un plan.
Puntualmente, a la mañana siguiente, a las diez, el ochavón del uniforme verde se apeó
del helicóptero. Bernard le esperaba entre las pitas.
-Miss Crowne está de vacaciones de soma -explicó-. No estará de vuelta antes de las
cinco. Por tanto, tenemos siete horas para nosotros.
Podían volar a Santa Fe, realizar su proyecto y estar de vuelta en Malpaís mucho antes
de que Lenina despertara.
-¿Estará segura aquí? -preguntó.
-Segura como un helicóptero -le tranquilizó el ochavón.
Subieron al aparato y despegaron inmediatamente. A las diez y treinta y cuatro
aterrizaron en la azotea de la Oficina de Correos de Santa Fe; a las diez y treinta y siete
Bernard había logrado comunicación con el Despacho del Interventor Mundial, en
Whitehall; a las diez y treinta y nueve hablaba con el cuarto secretario particular; a las
diez y cuarenta y cuatro repetía su historia al primer secretario, y a las diez y cuarenta y
siete y medio, la voz grave, resonante, del propio Mustafá Mond sonó en sus oídos.
-He osado pensar -tartamudeó Bemard- que su Fordería podía juzgar el asunto de
suficiente interés científico...
-En efecto, juzgo el asunto de suficiente interés científico -dijo la voz profunda-.
Tráigase a esos dos individuos a Londres con usted.
-Su Fordería no ignora que necesitaré un permiso especial...
-En este momento -dijo Mustafá Mond- se están dando las órdenes necesarias al
Guardián de la Reserva.
Vaya usted inmediatamente al Despacho del Guardián. Buenos días, Mr. Marx.
Siguió un silencio. Bernard colgó el receptor y subió corriendo a la azotea.
El joven se hallaba ante la hospedería. -¡Bernard! -llamó-. ¡Bernard! No hubo respuesta.
Caminando silenciosamente sobre sus mocasines de piel de ciervo, subió corriendo la
escalera e intentó abrir la puerta. Pero estaba cerrada.
¡Se había marchado! Aquello era lo más terrible que le había ocurrido en su vida. La
muchacha le había invitado a ir a verles, y ahora se habían marchado. John se sentó en
un peldaño y lloró.
Media hora después se le ocurrió echar una ojeada por la ventana. Lo primero que vio
fue una maleta verde con las iniciales L. C. pintadas en la tapa. El júbilo se levantó en
su interior como una hoguera. Cogió una piedra. El cristal roto cayó estrepitosamente al
suelo. Un momento después, John se hallaba dentro del cuarto. Abrió la maleta verde; e
inmediatamente se encontró respirando el perfume de Lenina, llenándose los pulmones
con su ser esencial. El corazón le latía desbocadamente; por un momento, estuvo a
punto de desmayarse. Después, agachándose sobre la preciosa caja, la tocó, la levantó a
la luz, la examinó. Las cremalleras del otro par de pantalones cortos de Lenina, de pana
de viscosa, de momento le plantearon un problema que, una vez resuelto, le resultó una
delicia. ¡Zis!, y después izas!, izis!, v después izas! Estaba entusiasmado. Sus zapatillas
verdes eran lo más hermoso que había visto en toda su vida. Desplegó un par de
pantaloncillos interiores, se ruborizó y volvió a guardarlos inmediatamente; pero besó
un pañuelo de acetato perfumado y se puso una bufanda al cuello. Abriendo una caja,
levantó una nube de polvos perfumados. Las manos le quedaron enharinadas. Se las
limpió en el pecho, en los hombros, en los brazos desnudos. ¡Delicioso perfume! Cerró
los ojos y restregó la mejilla contra su brazo empolvado. Tacto de fina piel contra su
rostro, perfume en su nariz de polvos delicados... su presencia real.
-¡Lenina! -susurró-. ¡Lenina!
Un ruido lo sobresaltó; se volvió con expresión culpable. Guardó apresuradamente en la
maleta todo lo que había sacado de ella, y cerró la tapa; volvió a escuchar, mirando con
los ojos muy abiertos. Ni una sola señal de vida; ni un sonido. Y, sin embargo, estaba
seguro de haber oído algo, algo así como un suspiro, o como el crujir de una madera. Se
acercó de puntillas a la puerta, y, abriéndola con cautela, se encontró ante un vasto
descansillo. Al otro lado de la meseta había otra puerta, entornada. Se acercó a ella, la
empujó, y asomó la cabeza.
Allá, en una cama baja, con el cobertor bajado, vestida con un breve pijama de una sola
pieza, yacía Lenina, profundamente dormida y tan hermosa entre sus rizos, tan
conmovedoramente infantil con sus rosados dedos de los pies y su grave cara sumida en
el sueño, tan confiada en la indefensión de sus manos suaves y sus miembros relajados,
que las lágrimas acudieron a los ojos de John.
Con una infinidad de precauciones completamente innecesarias -por cuanto sólo un
disparo de pistola hubiera podido obligar a Lenina a volver de sus vacaciones de soma
antes de la hora fijada-, John entró en el cuarto, se arrodilló en el suelo, al lado de la
cama, miró, juntó las manos, y sus labios se movieron.
-Sus ojos -murmuró.
Sus ojos, sus cabellos, su mejilla, su andar, su voz;
los manejas en tu discurso;
ioh, esa mano a cuyo lado son los blancos tinta
cuyos propios reproches escribe; ante cuyo suave tacto
parece áspero el plumón de los cisnes... !
Una mosca revoloteaba cerca de ella; John la ahuyentó.
-Moscas -recordó.
En el milagro blanco de la mano de mi querida Julieta
pueden detenerse y robar gracia inmortal de sus labios,
que, en su pura modestia de vestal,
se sonrojan creyendo pecaminosos sus propios besos.
Muy lentamente, con el gesto vacilante de quien se dispone a acariciar un ave asustadiza
y posiblemente peligrosa, John avanzó una mano.
Ésta permaneció suspendida, temblorosa, a dos centímetros de aquellos dedos
inmóviles, al mismo borde del contacto. ¿Se atrevería? ¿Se atrevería a profanar con su
indignísima mano aquella ... ? No, no se atrevió. El ave era demasiado peligrosa. La
mano retrocedió, y cayó, lacia. ¡Cuán hermosa era Lenina! ¡Cuán bella!
Luego, de pronto, John se encontró pensando que le bastaría coger el tirador de la
cremallera, a la altura del cuello, y tirar de él hacia abajo, de un solo golpe... Cerró los
ojos y movió con fuerza la cabeza, como un perro que se sacude las orejas al salir del
agua. ¡Detestable pensamiento! John se sintió avergonzado de sí mismo. Pura modestia
de vestal ...
Oyóse un zumbido en el aire. ¿Otra mosca que pretendía robar gracias inmortales? ¿Una
avispa, acaso? John miró a su alrededor, y no vio nada. El zumbido fue en aumento, y
pronto resultó evidente que se oía en el exterior. ¡El helicóptero! Presa de pánico, John
saltó sobre sus pies y corrió al otro cuarto, saltó por la ventana abierta y corriendo por el
sendero que discurría entre las altas pitas llegó a tiempo de recibir a Bernard Marx en el
momento en que éste bajaba del helicóptero.



CAPITULO X


Las manecillas de los cuatro mil relojes eléctricos de las cuatro mil salas del Centro de
Blomsbury señalaban las dos y veintisiete minutos. La industriosa colmena, como el
director se complacía en llamarlo, se hallaba en plena fiebre de trabajo. Todo el mundo
estaba atareado, todo se movía ordenadamente. Bajo los microscopios, agitando
furiosamente sus largas colas, los espermatozoos penetraban de cabeza dentro de los
óvulos, y fertilizados, los óvulos crecían, se dividían, o bien, bokanovskificados,
echaban brotes y constituían poblaciones enteras de embriones. Desde la Sala de
Predestinación Social las cintas sin fin bajaban al sótano, y allá, en la penumbra
escarlata, calientes, cociéndose sobre su almohada de peritoneo y ahítos de sucedáneo
de la sangre y de hormonas, los fetos crecían, o bien, envenenados, languidecían hasta
convertirse en futuros Epsilones. Con un débil zumbido los estantes móviles reptaban
imperceptiblemente, semana tras semana, hacia donde, en la Sala de Decantación, los
niños recién desenfrascados exhalaban su primer gemido de horror y sorpresa.
Las dínamos jadeaban en el subsótano, y los ascensores subían y bajaban. En los once
pisos de las Guarderías era la hora de comer. Mil ochocientos niños, cuidadosamente
etiquetados, extraían, simultáneamente, de mil ochocientos biberones, su medio litro de
secreción externa pasteurizada.
Más arriba, en las diez plantas sucesivas destinadas a dormitorios, los niños y niñas que
todavía eran lo bastante pequeños para necesitar una siesta, se hallaban tan atareados
como todo el mundo, aunque ellos no lo sabían, escuchando inconscientemente las
lecciones hipnopédicas de higiene y sociabilidad, de conciencia de clases y de vida
erótica. Y más arriba aún, había las salas de juego, donde, por ser un día lluvioso,
novecientos niños un poco mayores se divertían jugando con ladrillos, modelando con
ladrillos, modelando con arcilla, o dedicándose a jugar al escondite o a los corrientes
juegos eróticos.
¡Zummm ... ! La colmena zumbaba, atareada, alegremente. ¡Alegres eran las canciones
que tarareaban las muchachas inclinadas sobre los tubos de ensayo! Los predestinadores
silboteaban mientras trabajaban, y en la Sala de Decantación se contaban chistes
estupendos por encima de los frascos vacíos. Pero el rostro del director, cuando entró en
la Sala de Fecundación con Henry Foster, aparecía grave, severo, petrificado.
-Un escarmiento público -decía-. Y en esta sala, porque en ella hay más trabajadores de
casta alta que en ninguna otra de las del Centro. Le he dicho que viniera a verme aquí a
las dos y media.
-Cumple su tarea admirablemente -dijo Henry, con hipócrita generosidad.
-Lo sé. Razón de más para mostrarme severo con él. Su eminencia intelectual entraña
las correspondientes responsabilidades morales. cuanto mayores son los talentos de un
hombre más grande es su poder de corromper a los demás. Y es mejor que sufra uno
solo a que se corrompan muchos. Considere el caso desapasionadamente, Mr. Foster, y
verá que no existe ofensa tan odiosa como la heterodoxia en el comportamiento. El
asesino sólo mata al individuo, y, al fin y al cabo, ¿qué es un individuo? -Con un amplio
ademán señaló las hileras de microscopios, los tubos de ensayo, las incubadoras-.
Podemos fabricar otro nuevo con la mayor facilidad; tantos como queramos. La
heterodoxia amenaza algo mucho más importante que la vida de un individuo; amenaza
a la propia Sociedad. Sí, a la propia Sociedad -repitió-. Pero, aquí viene.
Bernard había entrado en la sala y se acercaba a ellos pasando por entre las hileras de
fecundadores. Su expresión jactancioso, de confianza en sí mismo, apenas lograba
disimular su nerviosismo. La voz con que dijo: Buenos días, director sonó demasiado
fuerte, absurdamente alta; y cuando, para corregir su error, dijo: Me pidió usted que
acudiera aquí para hablarme, lo hizo con voz ridículamente débil.
-Sí, Mr. Marx -dijo el director enfáticamente-. Le pedí que acudiera a verme aquí.
Tengo entendido que regresó usted de sus vacaciones anoche.
-Sí -contestó Bernard.
-Ssssí -repitió el director, acentuando la s, en un silbido como de serpiente. Luego,
levantando súbitamente la voz, trompeteó-: Señoras y caballeros, señoras y caballeros.
El tarareo de las muchachas sobre sus tubos de ensayo y el silboteo abstraído de los
microscopistas cesaron súbitamente. Se hizo un silencio profundo; todos volvieron las
miradas hacia el grupo central.
-Señoras y caballeros -repitió el director-, discúlpenme si interrumpo sus tareas. Un
doloroso deber me obliga a ello. La seguridad y la estabilidad de la Sociedad se hallan
en peligro. Sí, en peligro, señoras y caballeros. Este hombre -y señaló acusadoramente a
Bernard-, este hombre que se encuentra ante ustedes, este Alfa-Más a quien tanto le fue
dado, y de quien, en consecuencia, tanto cabía esperar, este colega de ustedes, o mejor,
acaso este que fue colega de ustedes, ha traicionado burdamente la confianza que
pusimos en él. Con sus opiniones heréticas sobre el deporte y el soma, con la
escandalosa heterodoxia de su vida sexual, con su negativa a obedecer las enseñanzas de
Nuestro Ford y a comportarse fuera de las horas de trabajo como un bebé en su frasco -y
al llegar a este punto el director hizo la señal de la T- se ha revelado como un enemigo
de la Sociedad, un elemento subversivo, señoras y caballeros. Contra el Orden y la
Estabilidad, un conspirador contra la misma Civilización. Por esta razón me propongo
despedirle, despedirle con ignominia del cargo que hasta ahora ha venido ejerciendo en
este Centro; y me propongo asimismo solicitar su transferencia a un Subcentro del
orden más bajo, y, para que su castigo sirva a los mejores intereses de la sociedad, tan
alejado como sea posible de cualquier Centro importante de población. En Islandia
tendrá pocas oportunidades de corromper a otros con su ejemplo antifordiano -el
director hizo una pausa; después, cruzando los brazos, se volvió solemnemente hacia
Bernard-. Marx -dijo-, ¿puede usted alegar alguna razón por la cual yo no deba ejecutar
el castigo que le he impuesto?
-Sí, puedo -contestó Bernard, en voz alta. -Diga cuál es, entonces -dijo el director, un
tanto asombrado, pero sin perder la dignidad majestuosa de su actitud.
-No sólo la diré, sino que la exhibiré. Pero está en el pasillo. Un momento. -Bernard se
acercó rápidamente a la puerta y la abrió bruscamente-. Entre -ordenó.
Y la razón alegada entró y se hizo visible.
Se produjo un sobresalto, una suspensión del aliento de todos los presentes y, después,
un murmullo de asombro y de horror; una chica joven chilló; estaba de pie encima de
una silla para ver mejor, y, al vacilar, derramó dos tubos de ensayo llenos de
espermatozoos. Abotagado, hinchado, entre aquellos cuerpos juveniles y firmes y
aquellos rostros correctos, un monstruo de mediana edad, extraño y terrorífico, Linda,
entró en la sala, sonriendo picaronamente con su sonrisa rota y descolorida, y moviendo
sus enormes caderas en lo que pretendía ser una ondulación voluptuosa. Bernard andaba
a su lado.
-Aquí está -dijo Bernard, señalando al director.
-¿Cree que no lo habría reconocido? -preguntó Linda, irritada; después, volviéndose
hacia el director, agregó-: Claro que te reconocí, Tomakín; te hubiese reconocido en
cualquier sitio, entre un millar de personas. Pero tal vez tú me habrás olvidado. ¿No te
acuerdas? ¿No, Tomakín? Soy tu Linda. -Linda lo miraba con la cabeza ladeada,
sonriendo todavía, pero con una sonrisa que progresivamente, ante la expresión de
disgusto petrificado del director, fue perdiendo confianza hasta desaparecer del todo-.
¿No te acuerdas de mí, Tomakín? -repitió Linda, con voz temblorosa. Sus ojos
aparecían ansiosos, agónicos. El rostro abotagado se deformó en una mueca de intenso
dolor-. ¡Tomakín!
Linda le tendió los brazos. Algunos empezaron a reír por lo bajo.
-¿Qué significa -empezó el director- esta monstruosa ... ?
-¡Tomakín!
Linda corrió hacia delante, arrastrando tras de sí su manta, arrojó los brazos al cuello del
director y ocultó el rostro en su pecho.
Levantóse una incontenible oleada de carcajadas.
-¿... esta monstruosa broma de mal gusto? -gritó el director.
Con el rostro encendido, intentó desasirse del abrazo de la mujer, que se aferraba a él
desesperadamente.
-¡Pero si soy Linda, soy Linda! -las risas ahogaron su voz-. ¡Me hiciste un crío! -chilló
Linda, por encima del rugir de las carcajadas.
Hubo un siseo súbito, de asombro; los ojos vagaban incómodamente, sin saber adónde
mirar. El director palideció súbitamente, dejó de luchar, y, todavía con las manos en las
muñecas de Linda, se quedó mirándola a la cara, horrorizado.
-Sí, un crío.... y yo fui su madre.
Linda lanzó aquella obscenidad como un reto en el silencio ultrajado; después,
separándose bruscamente de él, abochornada, se cubrió la cara con las manos,
sollozando.
-No fue mía la culpa, Tomakín. Porque yo siempre hice mis ejercicios, ¿no es verdad?
¿No es verdad?
Siempre... No comprendo cómo... ¡Si tú supieras cuán horrible fue, Tomakín ... ! A
pesar de todo, el niño fue un consuelo para mí. -Y, volviéndose hacia la puerta, llamó-:
¡John!
John entró inmediatamente, hizo una breve pausa en el umbral, miró a su alrededor, y
después, corriendo silenciosamente sobre sus mocasines de piel de ciervo, cayó de
rodillas a los pies del director y dijo en voz muy clara:
-¡Padre!
Esta palabra (porque la voz padre, que no implicaba relación directa con el desvío moral
que extrañaba el hecho de alumbrar un hijo, no era tan obscena como grosera; era una
incorrección más escatológica que pornográfica), la cómica suciedad de esta palabra
alivió la tensión, que había llegado a hacerse insoportable.
Las carcajadas estallaron, estruendosas, casi histéricas, encadenadas, como si no
debieran cesar nunca. ¡Padre! ¡Y era el director! ¡Padre! ¡Oh, Ford! Era algo estupendo.
Las risas se sucedían, los rostros parecían a punto de desintegrarse, y hasta los ojos se
cubrían de lágrimas. Otros seis tubos de ensayo llenos de espermatozoos fueron
derribados. ¡Padre!
Pálido, con los ojos fuera de sus órbitas, el director miraba a su alrededor en una agonía
de humillación enloquecedora.
¡Padre! Las carcajadas, que habían dado muestras de desfallecer, estallaron más fuertes
que nunca. El director se tapó los oídos con ambas manos y abandonó corriendo la sala.



CAPITULO XI


Después de la escena que había tenido lugar en la Sala de Fecundación, todos los
londinenses de castas superiores se morían por aquella deliciosa criatura que había caído
de rodillas ante el director de Incubación y Condicionamiento -o, mejor dicho, ante el
ex-director, porque el pobre hombre había dimitido inmediatamente y no había vuelto a
poner los pies en el Centro- y le había llamado (¡el chiste era casi demasiado bueno para
ser cierto!) padre.
Linda, por el contrario, no tenía el menor éxito; nadie tenía el menor deseo de ver a
Linda. Decir que una era madre era algo peor que un chiste: era una obscenidad.
Además, Linda no era una salvaje auténtica; había sido incubada en un frasco y
condicionada como todo el mundo, de modo que no podía tener ideas completamente
extravagantes. Finalmente -y ésta era la razón más poderosa por la cual la gente no
deseaba ver a la pobre Linda-, había la cuestión de su aspecto. Era gorda; había perdido
su juventud; tenía los dientes estropeados y el rostro abotagado. ¡Y aquel rostro! ¡Oh,
Ford! No se la podía mirar sin sentir mareos, auténticos mareos. Por eso las personas
distinguidas estaban completamente decididas a no ver a Linda. Y Linda, por su parte,
no tenía el menor deseo de verlas. El retorno a la civilización fue, para ella, el retorno al
soma, la posibilidad de yacer en cama y tomarse vacaciones tras vacaciones, sin tener
que volver de ellas con jaqueca o vómitos, sin tener que sentirse como se sentía siempre
después de tomar peyotl, como si hubiese hecho algo tan vergonzosamente antisocial
que nunca más había de poder llevar ya la cabeza alta.
El soma no gastaba tales jugarretas. Las vacaciones que proporcionaba eran perfectas, y
si la mañana siguiente resultaba desagradable, sólo era por comparación con el gozo de
la víspera. La solución era fácil: perpetuar aquellas vacaciones. Glotonamente, Linda
exigía cada vez dosis más elevadas y más frecuentes.
Al principio, el doctor Shaw ponía objeciones; después le concedió todo el soma que
quisiera. Linda llegaba a tomar hasta veinte gramos diarios.
-Lo cual acabará con ella en un mes o dos -confió el doctor a Bernard-. El día menos
pensado el centro respiratorio se paralizará. Dejará de respirar. Morirá. Y no me parece
mal. Si pudiéramos rejuvenecerla, la cosa sería distinta. Pero no podemos.
Cosa sorprendente, en opinión de todos (porque cuando estaba bajo la influencia del
soma, Linda dejaba de ser un estorbo), John puso objeciones.
-Pero ¿no le acorta usted la vida dándole tanto soma?
-En cierto sentido, sí -reconoció el doctor Shaw-. Pero, según como lo mire, se la
alargamos.
El joven lo miró sin comprenderle.
-El soma puede hacernos perder algunos años de vida temporal -explicó el doctor-. Pero
piense en la duración inmensa, enorme, de la vida que nos concede fuera del tiempo.
Cada una de vuestras vacaciones de soma es un poco lo que nuestros antepasados
llamaban eternidad.
John empezaba a comprender.
-La eternidad estaba en nuestros labios y nuestros ojos -murmuró.
-¿Cómo?
-Nada.
-Desde luego -prosiguió el doctor Shaw-, no podemos permitir que la gente se nos
marche a la eternidad a cada momento si tiene algún trabajo serio que hacer. Pero como
Linda no tiene ningún trabajo serio...
-Sin embargo -insistió John-, no me parece justo.
El doctor se encogió de hombros.
-Bueno, si usted prefiere que esté chillando como una loca todo el tiempo...
Al fin, John se vio obligado a ceder. Linda consiguió el soma que deseaba. A partir de
entonces permaneció en su cuartito de la planta treinta y siete de la casa de
apartamentos de Bernard, en cama, con la radio y la televisión constantemente en
marcha, el grifo de pachulí goteando, y las tabletas de soma al alcance de la mano; allá
permaneció, y, sin embargo, no estaba allá, en absoluto; estaba siempre fuera,
infinitamente lejos, de vacaciones; de vacaciones en algún otro mundo, donde la música
de la radio era un laberinto de colores sonoros, un laberinto deslizante, palpitante, que
conducía (a través de unos recodos inevitables, hermosos) a un centro brillante de
convicción absoluta; un mundo en el cual las imágenes danzantes de la televisión eran
los actores de un sensorama cantado, indescriptiblemente delicioso; donde el pachulí
que goteaba era algo más que un perfume: era el sol, era un millón de saxofones, era
Popé haciendo el amor, y mucho más aún, incomparablemente más, y sin fin...
-No, no podemos rejuvenecer. Pero me alegro mucho de haber tenido esta oportunidad
de ver un caso de senilidad del ser humano -concluyó el doctor Shaw-. Gracias por
haberme llamado.
Y estrechó calurosamente la mano de Bernard.
Por consiguiente, era John a quien todos buscaban. Y como a John sólo cabía verle a
través de Bernard, su guardián oficial, Bernard se vio tratado por primera vez en su vida
no sólo normalmente, sino como una persona de importancia sobresaliente.
Ya no se hablaba de alcohol en su sucedáneo de la sangre, ni se lanzaban pullas a
propósito de su aspecto físico.
-Bernard me ha invitado a ir a ver al Salvaje el próximo miércoles -anunció Fanny
triunfalmente.
-Lo celebro -dijo Lenína-. Y ahora, reconoce que estabas equivocada en cuanto a
Bernard. ¿No lo encuentras simpatiquísimo?
Fanny asintió con la cabeza.
-Y debo confesar -agregó- que me llevé una sorpresa muy agradable.
El Envasador Jefe, el director de Predestinación, tres Delegados Auxiliares de
Fecundación, el Profesor de Sensoramas del Colegio de Ingeniería Emocional, el Deán
de la Cantoría Comunal de Westminster, el Supervisor de Bokanovskificación... La lista
de personajes que frecuentaba a Bernard era interminable.
-Y la semana pasada fui con seis chicas -confió Bernard a Helmholtz Watson-. Una el
lunes, dos el martes, otras dos el viernes y una el sábado. Y si hubiese tenido tiempo o
ganas, había al menos una docena más de ellas que sólo estaban deseando...
Helmholtz escuchaba sus jactancias en un silencio tan sombrío y desaprobador, que
Bernard se sintió ofendido.
-Me envidias -dijo.
Helmholtz denegó con la cabeza.
-No, pero estoy muy triste; esto es todo -contestó.
Bernard se marchó irritado, y se dijo que no volvería a dirigir la palabra a Helmholtz.
Pasaron los días. El éxito se le subió a Bernard a la cabeza y le reconcilió casi
completamente (como lo hubiese conseguido cualquier otro intoxicante) con un mundo
que, hasta entonces, había juzgado poco satisfactorio. Desde el momento en que le
reconocía a él como un ser importante, el orden de cosas era bueno. Pero, aun
reconciliado con él por el éxito. Bernard se negaba a renunciar al privilegio de criticar
este orden. Porque el hecho de ejercer la crítica aumentaba la sensación de su propia
importancia, le hacía sentirse más grande. Además, creía de verdad que había cosas
criticables. (Al mismo tiempo, gozaba de veras de su éxito y del hecho de poder
conseguir todas las chicas que deseaba.) En presencia de quienes, con vistas al Salvaje,
le hacían la corte, Bernard hacía una asquerosa exhibición de heterodoxia. Todos le
escuchaban cortésmente. Pero, a sus espaldas, la gente movía la cabeza. Este joven
acabará mal, decían, y formulaban esta profecía confiadamente porque se proponían
poner todo de su parte para que se cumpliera. La próxima vez no encontrará otro Salvaje
que lo salve por los pelos, decían. Pero, por el momento, había el primer Salvaje; valía
la pena mostrarse corteses con Bernard.
-Más liviano que el aire -dijo Bernard, señalando hacia arriba.
Como una perla en el cielo, alto, muy alto por encima de ellos, el globo cautivo del
Departamento Meteorológico brillaba, rosado, a la luz del sol.
... es preciso mostrar a dicho Salvaje la vida civilizada en todos sus aspectos, decían las
instrucciones de Bernard.
En aquel momento le estaba enseñando una vista panorámica de la misma, desde la
plataforma de la Torre de Charing-T. El Jefe de la Estación y el Meteorólogo Residente
actuaban en calidad de guías. Pero Bernard llevaba casi todo el peso de la conversación.
Embriagado, se comportaba exactamente igual que si hubiese sido, como mínimo, un
Interventor Mundial en visita. Más liviano que el aire.
El Cohete Verde de Bombay cayó del cielo. Los pasajeros se apearon. Ocho mellizos
dravídicos idénticos, vestidos de color caqui, asomaron por las ocho portillas de la
cabina: los camareros.
-Mil doscientos cincuenta kilómetros por hora -dijo solemnemente el Jefe de la
Estación-. ¿Qué le parece, Mr. Salvaje?
John lo encontró magnífico.
-Sin embargo -dijo- Ariel podía poner un cinturón a la tierra en cuarenta minutos.
El Salvaje -escribió Bernard en su informe a Mustafá Mond- muestra,
sorprendentemente, escaso asombro o terror ante los inventos de la civilización. Ello se
debe en parte, sin duda, al hecho de que había oído hablar de ellos a esa mujer llamada
Linda, su m ...
Mustafá frunció el ceño. ¿Creerá ese imbécil que soy demasiado ñoño para no poder ver
escrita la palabra entera?
En parte porque su interés se halla concentrado en lo que él llama "el alma", que insiste
en considerar como algo enteramente independiente del ambiente físico; por
consiguiente, cuando intenté señalarle que ...
El Interventor se saltó las frases siguientes, y cuando se disponía a volver la hoja en
busca de algo más interesante y concreto, sus miradas fueron atraídas por una serie de
frases completamente extraordinarias.
... aunque debo reconocer -leyó- que estoy de acuerdo con el Salvaje en juzgar el
infantilismo civilizado demasiado fácil o, como dice él, no lo bastante costoso; y
quisiera aprovechar esta oportunidad para llamar la atención de Su Fordería hacia ...
La ira de Mustafá Mond cedió el paso casi inmediatamente al buen humor. La idea de
que aquel individuo pretendiera solemnemente darle lecciones a él -a él- sobre el orden
social, era realmente demasiado grotesca. El pobre tipo debía de haberse vuelto loco.
Tengo que darle una buena lección, se dijo; después echó la cabeza hacia atrás y soltó
una fuerte carcajada. Por el momento, en todo caso, la lección podía esperar.
Se trataba de una pequeña fábrica de alumbrado para helicópteros, filial de la Sociedad
de Equipos Eléctricos. Les recibieron en la misma azotea (porque los efectos de la
circular de recomendación del Interventor eran mágicos) el Jefe Técnico y el Director
de Elementos Humanos bajaron a la fábrica.
-Cada proceso de fabricación -explicó el director de Elementos Humanos- es confiado,
dentro de lo posible, a miembros de un mismo Grupo de Bokanovsky.
Y, en efecto, ochenta y tres Deltas braquicéfalos, negros y casi desprovistos de nariz, se
hallaban trabajando en el estampado en frío. Los cincuenta y seis tornos y mandriles de
cuatro brocas eran manejados por cincuenta y seis Gammas aguileños, color de jengibre.
En la fundición trabajaban ciento siete Epsilones senegaleses especialmente
condicionados para soportar el calor. Treinta y tres Deltas hembras, de cabeza alargada,
rubias, de pelvis estrecha, y todas ellas de un metro sesenta y nueve centímetros de
estatura, con diferencias máximas de veinte milímetros, cortaban tornillos. En la sala de
montajes las dínamos eran acopladas por dos grupos de enanos Gamma-Más. Los dos
bancos de trabajo, alargados, estaban situados uno frente al otro; entre ambos reptaba la
cinta sin fin con su carga de piezas sueltas; cuarenta y siete cabezas rubias se alineaban
frente a cuarenta y siete cabezas morenas. Cuarenta y siete machos frente a cuarenta y
siete narigudos; cuarenta y siete mentones escurridos frente a cuarenta y siete mentones
salientes. Los aparatos, una vez acoplados, eran inspeccionados por dieciocho
muchachas idénticas, de pelo castaño rizado, vestidas del color verde de los Gammas,
embalados en canastas por cuarenta y cuatro Delta-Menos pernicortos y zurdos, y
cargados en los camiones y carros por sesenta y tres Epsilones semienanos, de ojos
azules, pelirrojos y pecosos.
-¡Oh maravilloso nuevo mundo ... !
Por una especie de chanza de su memoria, el Salvaje se encontró repitiendo las palabras
de Miranda:
-¡Oh maravilloso nuevo mundo que alberga a tales seres!
-Y le aseguro -concluyó el director de Elementos Humanos, cuando salían de los talleres
que apenas tenemos problema alguno con nuestros obreros. Siempre encontramos...
Pero el Salvaje, súbitamente, se había separado de sus acompañantes y, oculto tras un
macizo de laureles, estaba sufriendo violentas arcadas, como si la tierra firme hubiese
sido un helicóptero con una bolsa de aire.
En Eton, aterrizaron en la azotea de la Escuela Superior. Al otro lado del Patio de la
Escuela, los cincuenta y dos pisos de la Torre de Lupton destellaban al sol. La
Universidad a la izquierda y la Cantoría Comunal de la Escuela a la derecha, levantaban
su venerable cúmulo de cemento armado y vita-cristal. En el centro del espacio
cuadrangular se erguía la antigua estatua de acero cromado de Nuestro Ford.
El doctor Gaffney, el Preboste, y Miss Keate, la Maestra Jefe, les recibieron al bajar del
aparato.
-¿Tienen aquí muchos mellizos? -preguntó el Salvaje, con aprensión, en cuanto
empezaron la vuelta de inspección.
-¡Oh, no! -contestó el Preboste-. Eton está reservado exclusivamente para los
muchachos y muchachas de las clases más altas. Un óvulo, un adulto. Desde luego, ello
hace más difícil la instrucción. Pero como los alumnos están destinados a tomar sobre sí
graves responsabilidades y a enfrentarse con contingencias inesperadas, no hay más
remedio.
Y suspiró.
Bernard, entretanto, iniciaba la conquista de Miss Keate.
-Si está usted libre algún lunes, miércoles -a viernes por la noche -le decía-, puede venir
a mi casa. -Y, señalando con el pulgar al Salvaje, añadió-: Es un tipo curioso, ¿sabe
usted? Estrafalario.
Miss Keate sonrió (y su sonrisa le pareció a Bernard realmente encantadora).
-Gracias -dijo-. Me encantará asistir a una de sus fiestas.
El Preboste abrió la puerta.
Cinco minutos en el aula de los Alfa-Doble Más dejaron a John un tanto confuso.
-¿Qué es la relatividad elemental? -susurró a Bernard.
Bernard intentó explicárselo, pero, cambiando de opinión, sugirió que pasaran a otra
aula.
Tras de una puerta del corredor que conducía al aula de Geografía de los Beta-Menos,
una voz de soprano, muy sonora, decía:
-Uno, dos, tres, cuatro. -Y después, con irritación fatigada-: Como antes.
-Ejercicios malthusianos -explicó la Maestra Jefe-. La mayoría de nuestras muchachas
son hermafroditas, desde luego. Yo lo soy también. -Sonrió a Bernard-. Pero tenemos a
unas ochocientas alumnas no esterilizadas que necesitan ejercicios constantes.
En el aula de Geografía de los Beta-Menos, John se enteró de que una Reserva para
Salvajes es un lugar que, debido a sus condiciones climáticas o geológicas
desfavorables, o por su pobreza en recursos naturales, no ha merecido la pena civilizar.
Un breve chasquido, y de pronto el aula quedó a oscuras; en la pantalla situada encima
de la cabeza del profesor, aparecieron los Penitentes de Acoma postrándose ante
Nuestra Señora, gimiendo como John les había oído gemir, confesando sus pecados ante
Jesús crucificado o ante la imagen del águila de Pukong. Los jóvenes etonianos reían
estruendosamente. Sin dejar de gemir, los Penitentes se levantaron, se desnudaron hasta
la cintura, y con látigos de nudos, empezaron a azotarse. Las carcajadas, más sonoras
todavía, llegaron a ahogar los gemidos de los Penitentes.
-Pero ¿por qué se ríen? -preguntó el Salvaje, dolido y asombrado a un tiempo.
-¿Por qué? -El Preboste volvió hacia él el rostro, en el que todavía retozaba una ancha
sonrisa-. ¿Por qué? Pues... porque resulta extraordinariamente gracioso.
En la penumbra cinematográfica, Bernard aventuró un gesto que, en el pasado, ni
siquiera en las más absolutas tinieblas hubiese osado intentar. Fortalecido por su nueva
sensación de importancia, pasó un brazo por la cintura de la Maestra Jefe. La cintura
cedió a su abrazo, doblándose como un junco. Bernard se disponía a esbozar un beso o
dos, o quizás un pellizco, cuando se hizo de nuevo la luz.
-Tal vez será mejor que sigamos -dijo Miss Keatte.
Y se dirigió hacia la puerta.
Un momento más tarde, el Preboste dijo:
-Ésta es la sala de Control Hipnopédico.
Cientos de aparatos de música sintética, uno para cada dormitorio, aparecían alineados
en estantes colocados en tres de los lados de la sala; en la cuarta pared se hallaban los
agujeros donde debían colocarse los rollos de pista sonora en los que se imprimían las
diversas lecciones hipnopédicas.
-Basta colocar el rollo aquí -explicó Bernard, interrumpiendo al doctor Gaffney-, pulsar
este botón...
-No, este otro -le corrigió el Preboste, irritado.
-O este otro, da igual. El rollo se va desenrollando. Las células de selenio transforman
los impulsos luminosos en ondas sonoras, y...
-Y ya está -concluyó el doctor Gaffney.
-¿Leen a Shakespeare? -preguntó el Salvaje mientras se dirigían hacia los laboratorios
Bioquímicos, al pasar por delante de la Biblioteca de la Escuela
-Claro que no -dijo la Maestra Jefe, sonrojándose.
-Nuestra Biblioteca -explicó el doctor Gaffney- contiene sólo libros de referencia. Si
nuestros jóvenes necesitan distracción pueden ir al sensorama. Por principio, no los
animamos a dedicarse a diversiones solitarias.
Cinco autocares llenos de muchachos y muchachas que cantaban o permanecían
silenciosamente abrazados pasaron por su lado, por la pista vitrificada.
-Vuelven del Crematorio de Slough -explicó el doctor Gaffney, mientras Bernard, en
susurros, se citaba con la Maestra Jefe para aquella misma noche-. El condicionamiento
ante la muerte empieza a los dieciocho meses. Todo crío pasa dos mañanas cada semana
en un Hospital de Moribundos. En estos hospitales encuentran los mejores juguetes, y se
les obsequia con helado de chocolate los días que hay defunción. Así aprenden a aceptar
la muerte como algo completamente corriente.
-Como cualquier otro proceso fisiológico -exclamó la Maestra Jefe, profesionalmente.
Ya estaba decidido: a las ocho en el Savoy.
De vuelta a Londres, se detuvieron en la fábrica de la Sociedad de Televisión de
Brentford.
-¿Te importa esperarme aquí mientras voy a telefonear? -preguntó Bernard.
El Salvaje esperó, sin dejar de mirar a su alrededor. En aquel momento cesaba en su
trabajo el Turno Diurno Principal. Una muchedumbre de obreros de casta inferior
formaban cola ante la estación del monorraíl: setecientos u ochocientos Gammas, Deltas
y Epsilones, hombres y mujeres, entre los cuales sólo había una docena de rostros y de
estaturas diferentes. A cada uno de ellos, junto con el billete, el cobrador le entregaba
una cajita de píldoras. El largo ciempiés humano avanzaba lentamente.
Recordando El mercader de Venecia, el Salvaje preguntó a Bernard, cuando éste se le
reunió:
-¿Qué hay en esas cajitas?
-La ración diaria de soma Contesto Bernard, un tanto confusamente, porque en aquel
momento masticaba una pastilla de goma de mascar de las que le había regalado Benito
Hoover-. Se las dan cuando han terminado su trabajo cotidiano. Cuatro tabletas de
medio gramo. Y seis los sábados.
Cogió afectuosamente del brazo a John, y así, juntos, se dirigieron hacia el helicóptero.
Lenina entró canturreando en el Vestuario.
-Pareces encantada de la vida -dijo Fanny. -Lo estoy -contestó Lenina. ¡Zas!-. Bernard
me llamó hace media hora-. ¡Zas! ¡Zas! Se quitó los pantalones cortos-. Tiene un
compromiso inesperado. -¡Zas!-. Me ha preguntado si esta noche quiero llevar al
Salvaje al sensorama. Debo darme prisa.
Y se dirigió corriendo hacia el baño.
Es una chica con suerte, se dijo Fanny, viéndola alejarse.
El Segundo Secretario del Interventor Mundial Residente la había invitado a cenar y a
desayunar. Lenina había pasado un fin de semana con el Ford Juez Supremo, y otro con
el Archiduque Comunal de Canterbury. El Presidente de la Sociedad de Secreciones
Internas y Externas la llamaba constantemente por teléfono, y Lenina había ido a
Deauville con el Gobernador-Diputado del Banco de Europa.
-Es maravilloso, desde luego. Y, sin embargo, en cierto modo -había confesado Lenina
a Fanny- tengo la sensación de conseguir todo esto haciendo trampa. Porque,
naturalmente, lo primero que quieren saber todos es qué tal resulta hacer el amor con un
Salvaje. Y tengo que decirles que no lo sé. -Lenina movió la cabeza-. La mayoría de
ellos no me creen, desde luego. Pero es la pura verdad. Ojalá no lo fuera -agregó,
tristemente; y suspiró-. Es guapísimo, ¿no te parece?
-Pero ¿es que no le gustas? -preguntó Fanny. -A veces creo que sí, y otras creo que no.
Siempre procura evitarme; sale de su estancia cuando yo entro en ella; no quiere
tocarme; ni siquiera mirarme. Pero a veces me vuelvo súbitamente, y lo pillo
mirándome; y entonces..., bueno, ya sabes cómo te miran los hombres cuando les
gustas.
Sí, Fanny lo sabía.
-No llego a entenderlo -dijo Lenina.
No lo entendía, y ello no sólo la turbaba, sino que la trastornaba profundamente.
-Porque, ¿sabes, Fanny?, me gusta mucho.
Le gustaba cada vez más. Bueno, hoy se me ofrece una excelente ocasión, pensaba,
mientras se perfumaba, después del baño. Unas gotas más de perfume; un poco más.
Una ocasión excelente. Su buen humor se vertió en una canción:
Abrázame hasta embriagarme de amor,
bésame hasta dejarme en coma;
abrázame, amor, arrímate a mí;
el amor es tan bueno como el soma.
Arrellanados en sus butacas neumáticas, Lenina y el Salvaje, olían y escuchaban. Hasta
que llegó el momento de ver y palpar también.
Las luces se apagaron; y en las tinieblas surgieron unas letras llameantes, sólidas, que
parecían flotar en el aire. Tres semanas en helicóptero. Un film sensible, supercantado,
hablado sintéticamente, en color y estereoscópico, con acompañamiento sincronizado de
órgano de perfumes.
-Agarra esos pomos metálicos de los brazos de tu butaca -susurró Lenina-. De lo
contrario no notarás los efectos táctiles.
El salvaje obedeció sus instrucciones.
Entretanto, las letras llameantes habían desaparecido; siguieron diez segundos de
oscuridad total; después, súbitamente, cegadoras e incomparablemente más reales de lo
que hubiesen podido parecer de haber sido de carne y hueso, más reales que la misma
realidad, aparecieron las imágenes estereoscópicas, abrazadas, de un negro gigantesco y
una hembra Beta-Más rubia y braquicéfala.
El Salvaje se sobresaltó. ¡Aquella sensación en sus propios labios! Se llevó una mano a
la boca; las cosquillas cesaron; volvió a poner la mano izquierda en el pomo metálico y
volvió a sentirlas. Entretanto, el órgano de perfumes, exhalaba almizcle puro. Agónica,
una superpaloma zureaba en la pista sonora: ¡Oh..., oooh ... ! Y, vibrando a sólo treinta
y dos veces por segundo, una voz más grave que el bajo africano contestaba: ¡Ah...,
aaah! ¡Oh, oooh! ¡Ah..., aaah!, los labios estereoscópicos se unieron nuevamente, y una
vez más las zonas erógenas faciales de los seis mil espectadores del Alhambra se
estremecieron con un placer galvánico casi intolerable. ¡Ohhh ... !
El argumento de la cinta era sumamente sencillo. Pocos minutos después de los
primeros -Ooooh y Aaaah (tras el canto de un dúo y una escena de amor en la famosa
piel de oso, cada uno de cuyos pelos -el Predestinador Ayudante tenía toda la razónpodía
palparse separadamente), el negro sufría un accidente de helicóptero y caía de
cabeza. ¡Plas! ¡Oué golpe en la frente! Un coro de ayes se levantó del público.
El golpe hizo añicos todo el condicionamiento del negro, quien sentía a partir de aquel
momento una pasión exclusiva y demente por la rubia Beta. La muchacha protestaba. Él
insistía. Había luchas, persecuciones, un ataque a un rival, y, finalmente, un rapto
sensacional. La Beta rubia era arrebatada por los aires y debía pasar tres semanas
suspendida en el cielo, en un tête-à-tête completamente antisocial con el negro loco.
Finalmente, tras un sinfín de aventuras y de acrobacias aéreas, tres guapos jóvenes Alfas
lograban rescatarla. El negro era enviado a un Centro de Recondicionamiento de
Adultos, y la cinta terminaba feliz y decentemente cuando la Beta rubia se convertía en
la amante de sus tres salvadores. Después la alfombra de piel de oso hacía su aparición
final y, entre el estridor de los saxofones, el último beso estereoscópico se desvanecía en
la oscuridad y la última titilación eléctrica moría en los labios como una mosca
moribunda que se estremece una y otra vez, cada vez más débilmente, hasta que al fin se
inmoviliza definitivamente.
Pero, en Lenina, la mosca no murió del todo. Aun después de encendidas las luces,
mientras se dirigían con la muchedumbre, arrastrando los pies, hacia los ascensores, su
fantasma seguía cosquilleándole en los labios, seguía trazando surcos estremecidos de
ansiedad y placer en su piel. Sus mejillas estaban arreboladas, sus ojos brillaban, y
respiraban afanosamente. Lenina cogió el brazo del Salvaje y lo apretó contra su
costado. El Salvaje la miró un momento, pálido, dolorido, lleno de deseo y al mismo
tiempo avergonzado de su propio deseo. Él no era digno, no...
Los ojos de Lenina y los del Salvaje coincidieron un instante. ¡Qué tesoros prometían
los de ella! El Salvaje se apresuró a desviar los suyos, y soltó el brazo que ella le
sujetaba.
-Creo que no deberías ver cosas como ésas -dijo al fin el muchacho, apresurándose a
atribuir a las circunstancias ambientales todo reproche por cualquier pasado o futuro
fallo en la perfección de Lenina.
-¿Cosas como qué, John?
-Como esa horrible película.
-¿Horrible? -Lenina estaba sinceramente asombrada-. Yo la he encontrado estupenda.
-Era abyecto -dijo el Salvaje, indignado-, innoble...
-No te entiendo -contestó Lenina.
¿Por qué era tan raro? ¿Por qué se empeñaba en estropearlo todo?
En el taxicóptero, el Salvaje apenas la miró. Atado por unos poderosos votos que jamás
habían sido pronunciados, obedeciendo a leyes que habían prescrito desde hacía
muchísimo tiempo, permanecía sentado, en silencio, con el rostro vuelto hacia otra
parte. De vez en cuando, como si un dedo pulsara una cuerda tensa, a punto de
romperse, todo su cuerpo se estremecía en un súbito sobresalto nervioso.
El taxicóptero aterrizó en la azotea de la casa de Lenina. Al fin -pensó ésta, llena de
exultación, al apearse-. Al fin. A pesar de que hasta aquel momento el Salvaje se había
comportado de manera muy extraña. De pie bajo un farol, Lenina se miró en el espejo
de mano. Al fin. Sí, la nariz le brillaba un poco. Sacudió los polvos de su borla.
Mientras el Salvaje pagaba el taxi tendría tiempo de arreglarse. Lenina se empolvó la
nariz, pensando: Es guapísimo. No tiene por qué ser tímido como Bemard... Y sin
embargo... Cualquier otro ya lo hubiese hecho hace tiempo. Pero ahora, al fin ... El
fragmento de su rostro que se reflejaba en el espejito redondo le sonrió.
-Buenas noches -dijo una voz ahogada detrás de ella.
Lenina se volvió en redondo. El Salvaje se hallaba de pie en la puerta del taxi,
mirándola fijamente; era evidente que no había cesado de mirarla todo el rato, mientras
ella se empolvaba, esperando -pero, ¿a qué?-, o vacilando, esforzándose por decidirse, y
pensando todo el rato, pensando... Lenina no podía imaginar qué clase de extraños
pensamientos.
-Buenas noches, Lenina -repitió el Salvaje. -Pero, John... Creí que ibas a... Quiero decir
que, ¿no vas a ...?
El Salvaje cerró la puerta y se inclinó para decir algo al piloto. El taxicóptero despegó.
Mirando hacia abajo por la ventanilla practicada en el suelo, del aparato, el Salvaje vio
la cara de Lenina, levantada hacia arriba, pálida a la luz azulada de los faroles. Con la
boca abierta, lo llamaba. Su figura, achaparrado por la perspectiva, se perdió en la
distancia; el cuadro de la azotea, cada vez más pequeño, parecía hundirse en un océano
de tinieblas.
Cinco minutos después, el Salvaje estaba en su habitación. Sacó de su escondrijo el
libro roído por los ratones, volvió con cuidado religioso sus páginas manchadas y
arrugadas, y empezó a leer Otelo. Recordaba que Otelo, como el protagonista de Tres
semanas en helicóptero, era un negro.



CAPITULO XII


Bernard tuvo que gritar a través de la puerta cerrada; el Salvaje se negaba a abrirle.
-¡Pero si están todos aquí, esperándote! -Que esperen -dijo la voz, ahogada por la
puerta.
-Sabes de sobra, John -¡cuán difícil resulta ser persuasivo cuando hay que chillar a voz
en grito!-, que los invité, que los invité precisamente para que te conocieran.
-Antes debiste preguntarme a mí si deseaba conocerles a ellos.
-Hasta ahora siempre viniste, John. -Precisamente por esto no quiero volver. -Hazlo sólo
por complacerme
-imploró Bernard.
-No.
-¿Lo dices en serio?
-Sí.
Desesperado, Bernard baló:
-Pero, ¿qué voy a hacer?
-¡Vete al infierno! -gruñó la voz exasperada desde dentro de la habitación.
-Pero, ¡si esta noche ha venido el Archichantre Comunal de Canterbury!
Bernard casi lloraba.
-Ai yaa tákwa! -Sólo en lengua zuñí podía expresar adecuadamente el Salvaje lo que
pensaba del Archíchantre de Canterbury-. Háni! -agregó, como pensándolo mejor; y
después, con ferocidad burlona, agregó-: Sons éso tse-ná.
Y escupió en el suelo como hubiese podido hacerlo el mismo Popé.
Al fin Bernard tuvo que retirarse, abrumado, a sus habitaciones y comunicar a la
impaciente asamblea que el Salvaje no aparecería aquella noche. La noticia fue recibida
con indignación. Los hombres estaban furiosos por el hecho de haber sido inducidos a
tratar con cortesía a aquel tipo insignificante, de mala fama y opiniones heréticas.
Cuanto más elevada era su posición, más profundo era su resentimiento.
-¡Jugarme a mí esta mala pasada! -repetía el Archichantre una y otra vez-. ¡A mí !
En cuanto a las mujeres, tenían la sensación de haber sido seducidas con engaños por
aquel hombrecillo raquítico, en cuyo frasco alguien había echado alcohol por error, por
aquel ser cuyo físico era el propio de un Gama-Menos. Era un ultraje, y lo decían
asimismo, y cada vez con voz más fuerte.
Sólo Lenina no dijo nada. Pálida, con sus ojos azules nublados por una insólita
melancolía, permanecía sentada en un rincón, aislada de cuantos la rodeaban por una
emoción que ellos no compartían.
Había ido a la fiesta llena de un extraño sentimiento de ansiosa exultación. Dentro de
pocos minutos -se había dicho, al entrar en la estancia -lo veré, le hablaré, le diré
(porque estaba completamente decidida) que me gusta, más que nadie en el mundo. Y
entonces tal vez él dirá...
¿Qué diría el Salvaje? La sangre había afluido a las mejillas de Lenina.
¿Por qué se comportó de manera tan extraña la otra noche, después del sensorama?
¡Qué raro estuvo! Y, sin embargo, estoy completamente cierta de que le gusto. Estoy
segura ...
En aquel momento Bernard había soltado la noticia: el Salvaje no asistiría a la fiesta.
Lenina experimentó súbitamente todas las sensaciones que se observan al principio de
un tratamiento con sucedáneo de Pasión Violenta: un sentimiento de horrible vaciedad,
de aprensión, casi de náuseas. Le pareció que el corazón dejaba de latirle.
-Realmente es un poco fuerte -decía la Maestra Jefe de Eton al director de Crematorios
y Recuperación del Fósforo-. Cuando pienso que he llegado a...
-Sí -decía la voz de Fanny Crowne-, lo del alcohol es absolutamente cierto. Conozco a
un tipo que conocía a uno que en aquella época trabajaba en el Almacén de Embriones.
Éste se lo dijo a mi amigo, y mi amigo me lo dijo a mí...
-Una pena, una pena -decía Henry Foster, compadeciendo al Archichantre Comunal-.
Puede que le interese a usted saber que nuestro ex director estaba a punto de trasladarle
a Islandia.
Atravesado por todo lo que se decía en su presencia, el hinchado globo de la
autoconfianza de Bernard perdía por mil heridas. Pálido, derrengado, abyecto y
desolado, Bernard se agitaba entre sus invitados, tartamudeando excusas incoherentes,
asegurándoles que la próxima vez el Salvaje asistiría, invitándoles a sentarse y a tomar
un bocadillo de carotina, una rodaja de pâtè de vitamina A, o una copa de sucedáneo de
champaña. Los invitados comían, sí, pero le ignoraban; bebían y lo trataban
bruscamente o hablaban de él entre sí, en voz alta y ofensivamente, como si no se
hallara presente.
-Y ahora, amigos -dijo el Archichantre de Canterbury, con su hermosa y sonora voz, la
voz en que conducía los oficios de las celebraciones del Día de Ford-, ahora, amigos,
creo que ha llegado el momento...
Se levantó, dejó la copa, se sacudió del chaleco de viscosa púrpura las migajas de una
colación considerable, y se dirigió hacia la puerta.
Bernard se lanzó hacia delante para detenerle. -¿De verdad debe marcharse,
Archichantre... ? Es muy temprano todavía. Yo esperaba que...
¡Oh, sí, cuántas cosas había esperado desde el momento que Lenina le había dicho
confidencialmente que el Archichantre Comunal aceptaría una invitación si se la
enviaba! ¡Es simpatiquísimo! Y había enseñado a Bernard la pequeña cremallera de oro,
con el tirador en forma de T, que el Archichantre le había regalado en recuerdo del fin
de semana que Lenina había pasado en la Cantoría Diocesana. Asistirán el Archichantre
Comunal de Canterbury y Mr. Salvaje. Bernard había proclamado su triunfo en todas las
invitaciones enviadas. Pero el Salvaje había elegido aquella noche, precisamente aquella
noche, para encerrarse en su cuarto y gritar: Hání!, y hasta (menos mal que Bernard no
entendía el zuñí) Sons éso tse-ná! Lo que había de ser el momento cumbre de toda la
carrera de Bernard se había convertido en el momento de su máxima humillación.
-Había confiado tanto en que... -repetía Bernard, tartamudeando y alzando los ojos hacia
el gran dignatario con expresión implorante y dolorida.
-Mi joven amigo -dijo el Archichantre Comunal en un tono de alta y solemne severidad;
se hizo un silencio general-. Antes de que sea demasiado tarde. Un buen consejo. -Su
voz se hizo sepulcral-. Enmiéndese, mi joven amigo, enmiéndese.
Hizo la señal de la T sobre su cabeza y se volvió.
-Lenina, querida -dijo en otro tono-. Ven conmigo.
Arriba, en su cuarto, el Salvaje leía Romeo y Julieta.
Lenina y el Archichantre Comunal se apearon en la azotea de la Cantoría.
-Date prisa, mi joven amiga..., quiero decir, Lenina -la llamó el Archichantre,
impaciente, desde la puerta del ascensor.
Lenina, que se había demorado un momento para mirar la luna, bajó los ojos y cruzó
rápidamente la azotea para reunirse con él.
Una nueva Teoria de Biología. Éste era el título del estudio que Mustafá Mond acababa
de leer. Permaneció sentado algún tiempo, meditando, con el ceño fruncido, y después
cogió la pluma y escribió en la portadilla: El tratamiento matemático que hace el autor
del concepto de finalidad es nuevo y altamente ingenioso, pero herético y, con respecto
al presente orden social, peligroso y potencialmente subversivo. Prohibida su
publicación. Subrayó estas últimas palabras. Debe someterse a vigilancia al autor. Es
posible que se imponga su traslado a la Estación Biológica Marítima de Santa Elena.
Una verdadera lástima, pensó mientras firmaba. Era un trabajo excelente. Pero en
cuanto se empezaba a admitir explicaciones finalistas... bueno, nadie sabía dónde podía
llegarse.
Con los ojos cerrados y extasiado el rostro, John recitaba suavemente al vacío:
¡Ella enseña a las antorchas a arder con fulgor!
Y parece pender sobre la mejilla de la noche
como una rica joya en la oreja de un etíope;
belleza excesiva para ser usada;
demasiada para la tierra.
La T de oro pendía, refulgente, sobre el pecho de Lenina. El Archichantre Comunal,
juguetonamente, la cogió, y tiró de ella lentamente.
Rompiendo un largo silencio, Lenina dijo de pronto:
-Creo que será mejor que tome un par de gramos de soma.
A aquellas horas, Bernard dormía profundamente, sonriendo al paraíso particular de su
sueños. Sonriendo, sonriendo. Pero, inexorablemente, cada treinta segundos, la
manecilla del reloj eléctrico situado encima de su cama saltaba hacia delante, con un
chasquido casi imperceptible. Clic, clic, clic, clic... Y llegó la mañana, Bernard estaba
de vuelta, entre las miserias del espacio y del tiempo. Cuando se dirigió en taxi a su
trabajo en el Centro de Condicionamiento, se hallaba de muy mal humor. La
embriaguez del éxito se había evaporado; volvía a ser él mismo, el de antes; y por
contraste con el hinchado balón de las últimas semanas, su antiguo yo parecía
muchísimo más pesado que la atmósfera que lo rodeaba.
El Salvaje, inesperadamente, se mostró muy comprensivo con aquel Bernard
deshinchado.
-Te pareces más al Bernard que conocí en Malpaís -dijo, cuando Bernard, en tono
quejumbroso, le hubo confiado su fracaso-. ¿Recuerdas la primera vez que hablamos?
Fuera de la casucha. Ahora eres como entonces.
-Porque vuelvo a ser desdichado; he aquí el porqué.
-Bueno, pues yo preferiría ser desdichado antes que gozar de esa felicidad falsa,
embustera, que tenéis aquí.
-¡Hombre, me gusta eso! -dijo Bernard con amargura-. ¡Cuando tú tienes la culpa de
todo! Al negarte a asistir a mi fiesta lograste que todos se revolvieran contra mí.
Bernard sabía que lo que decía era absurdo e injusto; admitía en su interior, y hasta en
voz alta, la verdad de todo lo que el Salvaje le decía acerca del poco valor de unos
amigos que, ante tan leve provocación, podían trocarse en feroces enemigos. Pero, a
pesar de saber todo esto y de reconocerlo, a pesar del hecho de que el consuelo y el
apoyo de su amigo eran ahora su único sostén, Bernard siguió alimentando,
simultáneamente con su sincero pesar, un secreto agravio contra el Salvaje, y no cesó de
meditar un plan de pequeñas venganzas a desarrollar contra él mismo. Alimentar un
agravio contra el Archichantre comunal hubiese sido inútil; y no había posibilidad
alguna de vengarse del Envasador Jefe o del Presidente Ayudante. Como víctima, el
Salvaje poseía, para Bernard, una gran cualidad por encima de los demás: era
vulnerable, era accesible. Una de las principales funciones de nuestros amigos estriba en
sufrir (en formas más suaves y simbólicas) los castigos que querríamos infligir, y no
podemos, a nuestros enemigos.
El otro amigo-víctima de Bernard era Helmholtz. Cuando, derrotado, Bernard acudió a
él e imploró de nuevo su amistad, que en sus días de prosperidad había juzgado inútil
conservar, Helmholtz se la concedió.
En su primera entrevista después de la reconciliación, Bernard le soltó toda la historia
de sus desdichas y aceptó sus consuelos. Pocos días después se enteró, con sorpresa y
no sin cierto bochorno, de que él no era el único en hallarse en apuros. También
Helmholtz había entrado en conflicto con la Autoridad.
-Fue por unos versos -le explicó Helmholtz-. Yo daba mi curso habitual de Ingeniería
Emocional Superior para alumnos de tercer año. Doce lecciones, la séptima de las
cuales trata de los versos. Sobre el uso de versos rimados en Propaganda Moral, para ser
exactos. Siempre ilustro mis clases con numerosos ejemplos técnicos. Esta vez se me
ocurrió ofrecerles como ejemplo algo que acababa de escribir. Puro desatino, desde
luego; pero no pude resistir la tentación. -Se echó a reír-. Sentía curiosidad por ver
cuáles serían las reacciones. Además -agregó, con más gravedad-, quería hacer un poco
de propaganda; intentaba inducirles a sentir lo mismo que yo sentí al escribir aquellos
versos. ¡Ford! -Volvió a reír-. ¡El escándalo que se armó! El Principal me llamó y me
amenazó con expulsarme inmediatamente. Soy un hombre marcado.
-Pero, ¿qué decían tus versos? -preguntó Bernard.
-Eran sobre la soledad. Bernard arqueó las cejas. -Si quieres, te los recito. Y Helmholtz
empezó:
El comité de ayer,
bastones, pero un tambor roto,
medianoche en la City,
flautas en el vacío
labios cerrados, caras dormidas,
todas las máquinas paradas,
mudos los lugares
donde se apiñaba la gente...
Todos los silencios se regocijan,
lloran (en voz alta o baja)
hablan, pero ignoro
con la voz de quién.
La ausencia de los brazos.
los senos y los labios
y los traseros de Susan
y de Egeria forman lentamente
una presencia. ¿Cuál? Y, pregunto,
¿de qué esencia tan absurda
que algo que no es
puebla, sin embargo,
la noche desierta más sólidamente
que es otra con la cual copulamos
y que tan escuálida nos parece?
-Bueno -prosiguió Helmholtz-, les puse estos versos como ejemplo, y ellos me
denunciaron al Principal.
-No me sorprende -dijo Bernard-. Van en contra de todas las enseñanzas hipnopédicas.
Recuerda que han recibido al menos doscientas cincuenta mil advertencias contra la
soledad.
-Lo sé. Pero pensé que me gustaría ver qué efecto producía.
-Bueno, pues ya lo has visto.
Bernard pensó que, a pesar de todos sus problemas, Helmoltz parecía intensamente
feliz.
Helmholtz y el Salvaje hicieron buenas migas inmediatamente. Y con tal cordialidad
que Bernard sintió el mordisco de los celos. En todas aquellas semanas no había logrado
intimar con el Salvaje tanto como lo logró Helmholtz inmediatamente. Mirándoles,
oyéndoles hablar, más de una vez deseó no haberles presentado. Sus celos le
avergonzaban y hacía esfuerzos y tomaba soma para librarse de ellos. Pero sus esfuerzos
resultaban inútiles; y las vacaciones de soma tenían sus intervalos inevitables. El odioso
sentimiento volvía a él una y otra vez.
En su tercera entrevista con el Salvaje, Helmholtz le recitó sus versos sobre la Soledad.
-¿Qué te parecen? -le preguntó luego.
El Salvaje movió la cabeza.
-Escucha esto -dijo por toda respuesta.
Y abriendo el cajón cerrado con llave donde guardaba su roído librote, lo abrió y leyó:
Que el pájaro de voz más sonora
pasado en el solitario árbol de Arabia
sea el triste heraldo y trompeta ...
Helmholtz lo escuchaba con creciente excitación. Al oír lo del solitario árbol de Arabia
se sobresaltó; tras lo de tú, estridente heraldo sonrió con súbito placer; ante el verso toda
ave de ala tiránica sus mejillas se arrebolaron; pero al oír lo de música mortuoria
palideció y tembló con una emoción que jamás había sentido hasta entonces. El Salvaje
siguió leyendo.
La propiedad se asustó
al ver que el yo no era ya el mismo;
dos nombres para una sola naturaleza,
que ni dos ni una podía llamarse.
La razón, en sí misma confundida,
veía unirse la división ...
-¡Orgía-Porfía! -gritó Bernard, interrumpiendo la lectura con una risa estruendosa,
desagradable-. Parece exactamente un himno del Servicio de Solidaridad.
Así se vengaba de sus dos amigos por el hecho de apreciarse más entre sí de lo que le
apreciaban a él.
Sin embargo, por extraño que pueda parecer, la siguiente interrupción, la más
desafortunada de todas, procedió del propio Helmholtz.
El Salvaje leía Romeo y Julieta en voz alta, con pasión intensa y estremecida (porque no
cesaba de verse a sí mismo como Romeo y a Lenina en el lugar de Julieta). Helmholtz
había escuchado con interés y asombro la escena del primer encuentro de los dos
amantes. La escena del huerto le había hechizado con su poesía; pero los sentimientos
expresados habían provocado sus sonrisas. Se le antojaba sumamente ridículo ponerse
de aquella manera por el solo hecho de desear a una chica. Pero, en conjunto, ¡cuán
soberbia pieza de ingeniería emocional!
-Ese viejo escritor -dijo- hace aparecer a nuestros mejores técnicos en propaganda como
unos solemnes mentecatos.
El Salvaje sonrió con expresión triunfal y reanudó la lectura. Todo marchó
pasablemente bien hasta que, en la última escena del tercer acto, los padres Capuleto
empezaban a aconsejar a Julieta que se casara con Paris. Helmholtz habíase mostrado
inquieto durante toda la escena; pero cuando, patéticamente interpretada por el Salvaje,
Julieta exclamaba:
¿Es que no hay compasión en lo alto de las nubes
que lea en el fondo de mi dolor?
¡Oh, dulce madre mía, no me rechaces!
Aplaza esta boda por un mes, por una semana,
o, si no quieres, prepara el lecho de bodas
en el triste mausoleo donde yace Tibaldo...
cuando Julieta dijo esto, Helmoltz soltó una explosión de risa irreprimible.
¡Una madre y un padre (grotesca obscenidad) obligando a su hija a unirse con quien ella
no quería! ¿Y por qué aquella imbécil no les decía que ya estaba unida con otro a quien,
por el momento al menos prefería? En su indecente absurdo, la situación resultaba
irresistiblemente cómica. Helmholtz, con un esfuerzo heroico, había logrado hasta
entonces dominar la presión ascendente de su hilaridad; pero la expresión dulce madre
(pronunciada en el tembloroso tono de angustia del Salvaje) y la referencia al Tibaldo
muerto, pero evidentemente no incinerado y desperdiciando su fósforo en un triste
mausoleo, fueron demasiado para él. Rió y siguió riendo hasta que las lágrimas rodaron
por sus mejillas, rió interminablemente mientras el Salvaje, pálido y ultrajado, le miraba
por encima del libro hasta que, viendo que las carcajadas proseguían, lo cerró
indignado, se levantó, y con el gesto de quien aparta una perla de la presencia de un
cerdo, lo encerró con llave en su cajón.
-Y sin embargo -dijo Helmholtz cuando, habiendo recobrado el aliento suficiente para
presentar excusas, logró que el Salvaje escuchara sus explicaciones-, sé perfectamente
que uno necesita situaciones ridículas y locas como ésta; no se puede escribir realmente
bien acerca de nada más. ¿Por qué ese viejo escritor resulta un técnico en propaganda
tan maravilloso? Porque tenía santísimas cosas locas, extremadas, acerca de las cuales
excitarse. Uno debe poder sentirse herido y trastornado; de lo contrario, no puede pensar
frases realmente buenas, penetrantes como los rayos X. Pero..., ¡padres y madres! -
Movió la cabeza-. No podías esperar que pusiera cara sería ante los padres y las madres.
¿Y quién va a apasionarse por si un muchacho consigue a una chica o no la consigue?
El Salvaje dio un respingo, pero Helmholtz, que miraba pensativamente el suelo, no se
dio cuenta.
-No -concluyó-, no me sirve. Necesitamos otra clase de locura y de violencia. Pero,
¿qué? ¿Qué? ¿Dónde puedo encontrarla? -permaneció silencioso un momento y
después, moviendo la cabeza, dijo, por fin-: No lo sé; no lo sé.



CAPITULO XIII


Henry Foster apareció a través de la luz crepuscular del Almacén de Embriones.
-¿Quieres ir al sensorama esta noche? Lenina denegó con la cabeza, sin decir nada.
-¿Sales con otro?
A Henry le interesaba siempre saber cómo se emparejaban sus amigos.
-¿Con Benito, acaso? -preguntó.
Lenina volvió a denegar con la cabeza.
Henry observó la expresión fatigada de aquellos ojos purpúreos, la palidez de la piel
bajo el brillo de lupus, y la tristeza que se revelaba en las comisuras de aquellos labios
escarlata, que se esforzaban por sonreír.
-¿No estarás enferma? -preguntó, un tanto preocupado, temiendo que Lenina sufriera
alguna de las escasas enfermedades infecciosas que aún subsistían.
Por tercera vez Lenina negó con la cabeza.
-De todos modos, deberías ir a ver al médico -dijo Henry-. Una visita al doctor libra de
todo dolor -agregó, cordialmente, acompañando el dicho hipnopédico con una palmada
en el hombro-. Tal vez necesites un Sucedáneo de Embarazo -sugirió-. O un fuerte
tratamiento extra de S. P. V. Ya sabes que a veces la potencia del sucedáneo de Pasión
Violenta no está a la altura de...
-¡Oh, por el amor de Ford! -dijo Lenina, rompiendo su testarudo silencio-. ¡Cállate de
una vez!
Y volviéndole la espalda ocupóse de nuevo en sus embriones.
¿Conque un tratamiento de S.V.P.? Lenina se hubiese echado a reír, de no haber sido
porque estaba a punto de llorar. ¡Como si no tuviera bastante con su propia P.V.!
Mientras llenaba una jeringuilla suspiró prohibidamente. John... -murmuró para sí-,
John ... Después se preguntó: ¡Ford! ¿Le habré dado a éste la inyección contra la
enfermedad del sueño? ¿O no se la he dado todavía? No podía recordarlo. Al fin decidió
no correr el riesgo de administrar una segunda dosis, y pasó al frasco siguiente de la
hilera.
Veintidós años, ocho meses y cuatro días más tarde, un joven y prometedor
administrador Alfa-Menos, en Muanza-Muanza, moriría de tripanosomiasis, el primer
caso en más de medio siglo. Suspirando, Lenina siguió con su tarea.
Una hora después, en el Vestuario, Fanny protestaba enérgicamente:
-Es absurdo que te abandones a este estado. Sencillamente absurdo -repitió-. Y todo,
¿por qué? ¡Por un hombre, por un solo hombre!
-Pero es el único que quiero.
-Como si no hubiese millones de otros hombres en el mundo.
-Pero yo no los quiero.
-¿Cómo lo sabes si no lo has intentado? -Lo he intentado.
-Pero, ¿con cuántos? -preguntó Fanny, encogiéndose despectivamente de hombros-.
¿Con uno? ¿Con dos?
-Con docenas de ellos. Y fue inútil -dijo Lenina, moviendo la cabeza.
-Pues debes perseverar -le aconsejó Fanny, sentenciosamente. Pero era evidente que su
confianza en sus propias prescripciones había sido un tanto socavada-. Sin
perseverancia no se consigue nada.
-Pero entretanto...
-No pienses en él.
-No puedo evitarlo.
-Pues toma un poco de soma. -Ya lo tomo.
-Pues sigue haciéndolo.
-Pero en los intervalos sigo queriéndole. Siempre le querré.
-Bueno, pues si es así -dijo Fanny con decisión-, ¿por qué no vas y te haces con él?
Tanto si quiere como si no.
-¡Si supieras cuán terriblemente raro estuvo!
-Razón de más para adoptar una línea de conducta firme.
-Es muy fácil decirlo.
-No te quedes pensando tonterías. Actúa. -La voz de Fanny sonaba como una trompeta;
parecía una conferenciante de la A. M. F. dando una charla nocturna a un grupo de
Beta-Menos adolescente-. Sí, actúa, inmediatamente. Hazlo ahora mismo.
-Me daría vergüenza -dijo Lenina.
-Basta que tomes medio gramo de soma antes de hacerlo. Y ahora voy a darme un baño.
El timbre sonó, y el Salvaje, que esperaba con impaciencia que Helmholtz fuese a verle
aquella tarde (porque, habiendo decidido por fin hablarle a Helmholtz de Lenina, no
podía aplazar ni un momento más sus confidencias), saltó sobre sus pies y corrió hacia
la puerta.
-Presentía que eras tú, Helmholtz -gritó, al tiempo que abría.
En el umbral, con un vestido de marinera blanco, de satén al acetato, y un gorrito
redondo, blanco también, ladeado picaronamente hacia la izquierda, se hallaba Lenina.
-¡Ohl -exclamó el Salvaje, como si alguien acabara de asestarle un fuerte porrazo.
Medio gramo había bastado para que Lenina olvidara sus temores y su turbación.
-Hola, John -dijo, sonriendo.
Y entró en el cuarto. Maquinalmente, John cerró la puerta y la siguió. Lenina se sentó.
Sobrevino un largo silencio.
-Tengo la impresión de que no te alegras mucho de verme, John -dijo Lenina al fin.
-¿Que no me alegro?
El Salvaje la miró con expresión de reproche; después, súbitamente, cayó de rodillas
ante ella y, cogiendo la mano de Lenina, la besó reverentemente.
-¿Que no me alegro? ¡Oh, si tú supieras! -susurró; y arriesgándose a levantar los ojos
hasta su rostro, prosiguió-: Admirada Lenina, ciertamente la cumbre de lo admirable,
digna de lo mejor que hay en el mundo.
Lenina le sonrió con almibarada ternura.
-¡Oh, tú, tan perfecta -Lenina se inclinaba hacia él con los labios entreabiertos-, tan
perfecta y sin par fuiste creada -Lenina se acercaba más y más a él- con lo mejor de
cada una de las criaturas! -Más cerca todavía.
Pero el Salvaje se levantó bruscamente-. Por eso -dijo, hablando sin mirarla-, quisiera
hacer algo primero...
-Quiero decir, demostrarte que soy digno de ti. Ya sé que no puedo serlo, en realidad.
Pero, al menos, demostrarte que no soy completamente indigno. Quisiera hacer algo.
-Pero, ¿por qué consideras necesarios ... ? -empezó Lenina.
Mas no acabó la frase. En su voz había sonado cierto matiz de irritación. Cuando una
mujer se ha inclinado hacia delante, acercándose más y más, con los labios
entreabiertos, para encontrarse de pronto, porque un zoquete se pone de pie, inclinada
sobre la nada.... bueno, tiene todos los motivos para sentirse molesta, aun con medio
gramo de soma en la sangre.
-En Malpaís -murmuraba incoherentemente el Salvaje-, había que llevar a la novia la
piel de un león de las montañas... Quiero decir cuando uno desea casarse. O de un lobo.
-En Inglaterra no hay leones -dijo Lenina en tono casi ofensivo.
-Y aunque los hubiera -agregó el Salvaje con súbito resentimiento y despecho-, supongo
que los matarían desde los helicópteros o con gas venenoso. Y esto no es lo que yo
quiero, Lenina. -Se cuadró, se aventuró a mirarla y descubrió en el rostro de ella una
expresión de incomprensión irritada. Turbado, siguió, cada vez con menos coherencia-.
Haré algo. Lo que tú quieras. Hay deportes que son penosos, ya lo sabes.
Pero el placer que proporcionan compensa sobradamente. Esto es lo que me pasa.
Barrería los suelos por ti, si lo descaras.
-¡Pero, si aquí tenemos aspiradoras! -dijo Lenina, asombrada-. No es necesario.
-Ya, ya sé que no es necesario. Pero se puede ejecutar ciertas bajezas con nobleza. Me
gustaría soportar algo con nobleza. ¿Me entiendes?
-Pero si hay aspiradoras...
-No, no es esto.
-... y semienanos Epsilones que las manejan -prosiguió Lenina-, ¿por qué ... ?
-¿Por qué? Pues... ¡por ti! ¡Por ti! Sólo para demostrarte que yo...
-¿Y qué tienen que ver las aspiradoras con los leones ... ?
-Para demostrarte cuánto...
-... o con el hecho de que los leones se alegren de verme?
Lenina se exasperaba progresivamente.
-...para demostrarte cuánto te quiero, Lenina -estalló John, casi desesperadamente.
Como símbolo de la marea ascendente de exaltación interior, la sangre subió a las
mejillas de Lenina.
-¿Lo dices de veras, John?
-Pero no quería decirlo -exclamó el Salvaje, uniendo con fuerza las manos en una
especie de agonía-. No quería decirlo hasta que... Escucha, Lenina; en Malpaís la gente
se casa.
-¿Se qué?
De nuevo la irritación se había deslizado en el tono de su voz. ¿Con qué le salía ahora?
-Se unen para siempre. Prometen vivir juntos para siempre.
-¡Qué horrible idea!
Lenina se sentía sinceramente disgustada.
-Sobreviviendo a la belleza exterior, con un alma que se renueva más rápidamente de lo
que la sangre decae...
-¿Cómo?
-También así lo dice Shakespeare. Si rompes su nudo virginal antes de que todas las
ceremonias santificadoras puedan con pleno y solemne rito ...
-¡Por el amor de Ford, John, no digas cosas raras! No entiendo una palabra de lo que
dices. Primero me hablas de aspiradoras; ahora de nudos. Me volverás loca. -Lenina
saltó sobre sus pies, y, como temiendo que John huyera de ella físicamente, como le
huía mentalmente, lo cogió por la muñeca-. Contéstame a esta pregunta: ¿me quieres
realmente? ¿Sí o no?
Se hizo un breve silencio; después, en voz muy baja, John dijo:
-Te quiero más que a nada en el mundo.
-Entonces, ¿por qué demonios no me lo decías -exclamó Lenina; y, su exasperación era
tan intensa que clavó las uñas en la muñeca de John en lugar de divagar acerca de
nudos, aspiradoras y leones y de hacerme desdichada durante semanas enteras?
Le soltó la mano y lo apartó de sí violentamente.
-Si no te quisiera tanto -dijo-, estaría furiosa contigo.
Y, de pronto, le rodeó el cuello con los brazos; John sintió sus labios suaves contra los
suyos. Tan deliciosamente suaves, cálidos y eléctricos que inevitablemente recordó los
besos de Tres semanas en helicóptero. ¡Oooh! ¡Oooh!, la estereoscópica rubia, y
¡Aaah!, iaaah!, el negro super-real. Horror, horror, horror... John intentó zafarse del
abrazo, pero Lenina lo estrechó con más fuerza.
-¿Por qué no me lo decías? -susurró, apartando la cara para poder verle.
Sus ojos aparecían llenos de tiernos reproches.
Ni la mazmorra más lóbrega, ni el lugar más adecuado -tronaba poéticamente la voz de
la conciencia-, ni la más poderosa sugestión de nuestro deseo. ¡Jamás, jamás!, decidió
John.
-¡Tontuelol -decía Lenina-. ¡Con lo que yo te deseaba! Y si tú me deseabas también,
¿por qué no ... ?
-Pero, Lenina... -empezó a protestar John.
Y como inmediatamente Lenina deshizo su abrazo y se apartó de él, John pensó por un
momento que había comprendido su muda alusión.
Pero cuando Lenina se desabrochó la cartuchera de charol blanco y la colgó
cuidadosamente del respaldo de una silla, John empezó a sospechar que se había
equivocado.
-¡Lenina! -repitió, con aprensión.
Lenina se llevó una mano al cuello y dio un fuerte tirón hacia abajo. La blanca blusa de
marino se abrió por la costura; la sospecha se transformó en certidumbre.
-Lenina, ¿qué haces?
¡Zas, zas! La respuesta de Lenina fue muda. Emergió de sus pantalones acampanados.
Su ropa interior, de una sola pieza, era como una leve cáscara rosada. La T de oro del
Archichantre Comunal brillaba en su pecho.
Por esos senos que a través de las rejas de la ventana penetran en los ojos de los
hombres ... Las palabras cantarinas, tonantes, mágicas, la hacían aparecer doblemente
peligrosa, doblemente seductora. ¡Suaves, suaves, pero cuán penetrantes! Horadando la
razón, abriendo túneles en las más firmes decisiones... Los juramentos más poderosos
son como paja ante el fuego de la sangre. Abstente, o de lo contrario ...
¡Zas! La rosada redondez se abrió en dos, como una manzana limpiamente partida.
Unos brazos que se agitaban, el pie derecho que se levanta; después el izquierdo, y la
sutil prenda queda en el suelo, sin vida y como deshinchada.
Con los zapatos y las medias puestas y el gorrito ladeado en la cabeza, Lenina se acercó
a él:
-¡Amor mío, si lo hubieses dicho antes!
Lenina abrió los brazos.
Pero en lugar de decir también: ¡Amor mío! y de abrir los brazos, el Salvaje retrocedió
horrorizado, rechazándola con las manos abiertas, agitándolas como para ahuyentar a un
animal intruso y peligroso.
Cuatro pasos hacia atrás, y se encontró acorralado contra la pared.
-¡Cariño! -dijo Lenina; y, apoyando las manos en sus hombros, se arrimó a él-.
Rodéame con tus brazos -le ordenó-. Abrázame hasta drogarme, amor mío. -También
ella tenía poesía a su disposición, conocía palabras que cantaban, que eran como
fórmulas mágicas y batir de tambores-. Bésame. -Lenina cerró los ojos, y dejó que su
voz se convirtiera en un murmullo soñoliento-. Bésame hasta que caiga en coma.
Abrázame, amor mío...
El Salvaje la cogió por las muñecas, le arrancó las manos de sus hombros y la apartó de
sí a la distancia de un brazo.
-¡Uy, me haces daño, me... oh!
Lenina calló súbitamente. El terror le había hecho olvidar el dolor. Al abrir los ojos,
había visto el rostro de John; no, no el suyo, sino el de un feroz desconocido, pálido,
contraído, retorcido por un furor demente.
-Pero, ¿qué te pasa, John? -susurró Lenina.
El Salvaje no contestó. Se limitó a seguir mirándola a la cara con sus ojos de loco. Las
manos que sujetaban las muñecas de Lenina temblaban. John respiraba afanosamente,
de manera irregular. Débil, casi imperceptiblemente, pero aterrador, Lenina oyó de
pronto su crujir de dientes.
-¿Qué te pasa? -dijo casi en un chillido.
Y, como si su grito lo hubiese despertado, John la cogió por los hombros y empezó a
sacudirla.
-¡Ramera! -gritó-. ¡Ramera! ¡Impúdica buscona!
-¡Oh, no, no ... ! -protestó Lenina, con voz grotescamente entrecortado por las
sacudidas.
-¡Ramera!
-¡Por favooor!
-¡Maldita ramera!
-Un graamo es meejor... -empezó Lenina.
El Salvaje la arrojó lejos de sí con tal fuerza que Lenina vaciló y cayó.
-Vete -gritó John, de pie a su lado, amenazadoramente-. Fuera de aquí, si no quieres que
te mate.
Y cerró los puños. Lenina levantó un brazo para protegerse la cara.
-No, por favor, no, John...
-¡De prisa! ¡Rápido!
Con un brazo levantado todavía y siguiendo todos los movimientos de John con ojos de
terror, Lenina se puso en pie, y semiagachada y protegiéndose la cabeza echó a correr
hacia el cuarto de baño.
El ruido de la prodigiosa palmada con que John aceleró su marcha sonó como un
disparo de pistola.
-¡Oh! -exclamó Lenina, pegando un salto hacia delante.
Encerrada con llave en el cuarto de baño, y a salvo, Lenina pudo hacer inventario de sus
contusiones. De pie, y de espaldas al espejo, volvió la cabeza. Mirando por encima del
hombro pudo ver la huella de una mano abierta que destacaba muy clara, en tono
escarlata, sobre su piel nacarada. Se frotó cuidadosamente la parte dolorida.
Fuera, en el otro cuarto, el Salvaje medía la estancia a grandes pasos, de un lado para
otro, al compás de los tambores y la música de las palabras mágicas. El reyezuelo se
lanza a ella, y la dorada mosquita se comporta impúdicamente ante mis ojos.
Enloquecedoramente, las palabras resonaban en sus oídos. Ni el vaso ni el sucio caballo
se lanzan a ello con apetito más desordenado. De cintura para abajo son centauros,
aunque sean mujeres de cintura para arriba. Hasta el ceñidor, son herederas de los
dioses. Más abajo, todo es de los diablos. Todo: infierno, tinieblas, abismo sulfuroso,
ardiente, hirviente, corrompido, consumido; ¡uf! Dame una onza de algalia, buen
boticario, para endulzar mi imaginación.
-¡John! -osó decir una vocecilla que quería congraciarse al Salvaje, desde el baño-.
¡John! ¡Oh, tú, cizaña, que eres tan bella y hueles tan bien que los sentidos se perecen
por ti! ¿Para escribir en él "ramera" fue hecho tan bello libro?
El cielo se tapa la nariz ante ella ...
Pero el perfume de Lenina todavía flotaba a su alrededor, y la chaqueta de John aparecía
blanca de los polvos que habían perfumado su aterciopelado cuerpo.
Impúdica zorra, impúdica zorra, impúdica zorra. El ritmo inexorable seguía
martilleando por su cuenta. Impúdica ...
-John, ¿no podrías darme mis ropas?
El Salvaje recogió del suelo los pantalones acampanados, la blusa y la prenda interior.
-¡Abre! -ordenó, pegando un puntapié a la puerta.
-No, no quiero.
La voz sonaba asustada y desconfiada.
-Bueno, pues, ¿cómo podré darte la ropa?
-Pásala por el ventilador que está en lo alto de la puerta.
John así lo hizo, y después reanudó su impaciente paseo por la estancia. Impúdica zorra,
impúdica zorra... El demonio de la Lujuria, con su redondo trasero y su dedo de patata
...
-John.
El Salvaje no contestaba. Redondo trasero y dedo de patata.
-John...
-¿Qué pasa? -preguntó John, ceñudo.
-¿Te... te importaría darme mi cartuchera malthusiana?
Lenina permaneció sentada escuchando el rumor de los pasos en el cuarto contiguo y
preguntándose cuánto tiempo podría seguir John andando de un lado para otro, si
tendría que esperar a que saliera de su piso, o si, dejándole un tiempo razonable para
que se calmara un tanto su locura, podría abrir la puerta del lavabo y salir a toda prisa.
Sus inquietas especulaciones fueron interrumpidas por el sonido del teléfono en el
cuarto contiguo. El paseo de John se interrumpió bruscamente. Lenina oyó la voz del
Salvaje dialogando con el silencio.
-Diga....
-Sí....
-Si no me usurpo el título a mí mismo, yo soy....
-Sí, ¿no me oyó? Mr. Salvaje al habla....
-¿Cómo? ¿Quién está enfermo? Claro que me interesa...
-Pero, ¿es grave? ¿Está mala de verdad? Iré inmediatamente...
-¿Que ya no está en sus habitaciones? ¿Adónde la han llevado.
-¡Oh, Dios mío: ¡Deme la dirección!
-Park Lane, tres, ¿no es eso? ¿Tres? Gracias.
Lenina oyó el ruido del receptor al ser colgado, y unos pasos apresurados. Una puerta se
cerró de golpe.
Siguió un silencio. ¿Se habría marchado John?
Con infinitas precauciones, Lenina abrió la puerta medio centímetro y miró por la
rendija; la visión del cuarto vacío la tranquilizó un tanto; abrió un poco más y asomó la
cabeza; finalmente, entró de puntillas en el cuarto; se quedó escuchando atentamente,
con el corazón desbocado; después echó a correr hacia la puerta de salida, la abrió, se
deslizó al pasillo, la volvió a cerrar de golpe, y siguió corriendo. Y hasta que se
encontró en el ascensor, bajando ya, no empezó a sentirse a salvo.



CAPITULO XIV


El Hospital de Moribundos, de Park Lane, era una torre de sesenta plantas, recubierto de
azulejos color de prímula. Cuando el Salvaje se apeó del taxicóptero, un convoy de
vehículos fúnebres aéreos, pintados de alegres colores, despegó de la azotea y voló en
dirección a poniente, rumbo al Crematorio de Slough, cruzando el parque. Ante la
puerta del ascensor, el portero principal le dio la información requerida, y John bajó a la
sala 81 (la Sala de la senilidad galopante, como le explicó el portero), situada en el piso
séptimo.
Era una vasta sala pintada de amarillo y brillantemente iluminada por el sol, que
contenía una veintena de camas, todas ellas ocupadas. Linda agonizaba en buena
compañía; en buena compañía y con todos los adelantos modernos. El aire se hallaba
constantemente agitado por alegres melodías sintéticas. A los pies de la cama, de cara a
su moribundo ocupante, había un aparato de televisión. La televisión funcionaba, como
un grifo abierto, desde la mañana a la noche. Cada cuarto de hora, por un procedimiento
automático se variaba el perfume de la sala.
-Procuramos -explicó la enfermera que había recibido al Salvaje en la puerta-,
procuramos crear una atmósfera tan agradable como sea posible, algo así como un
intercambio entre un hotel de primera clase y una sala de sensorama, ¿comprende lo que
quiero decir?
-¿Dónde está Linda? -preguntó el Salvaje, haciendo caso omiso de tan corteses
explicaciones.
La enfermera se mostró ofendida.
-Lleva usted mucha prisa -dijo.
-¿Cabe alguna esperanza? -preguntó John.
-¿De que no muera, quiere decir?
-John afirmó. No, claro que no. Cuando envían a alguien aquí, no hay...
-Sorprendida ante la expresión de dolor y la palidez del rostro del muchacho, la
enfermera se interrumpió-.
Bueno, ¿qué le pasa? -preguntó. No estaba acostumbrada a aquellas reacciones en sus
visitantes, que, por cierto, eran muy escasos, como es lógico-. No se encontrará mal,
¿verdad?
John denegó con la cabeza.
-Es mi madre -dijo, con voz apenas audible.
La enfermera le miró con ojos aterrorizados, llena de sobresalto, e inmediatamente
desvió la mirada, sonrojada como una ascua.
-Acompáñeme a donde está Linda -dijo el Salvaje, haciendo un esfuerzo por hablar en
tono normal.
Sin perder su sonrojo, la enfermera lo llevó hacia el otro extremo de la sala. Rostros
todavía lozanos y sonrosados (porque la sensibilidad era un proceso tan rápido que no
tenía tiempo de marchitar las mejillas, y sólo afectaba al corazón y el cerebro) se
volvían a su paso. Su avance era seguido por los ojos impávidos, sin expresión, de unos
seres sumidos en la segunda infancia. El Salvaje, al mirar a aquellos agonizantes, se
estremeció.
Linda yacía en la última cama de la larga hilera, contigua a la pared. Recostada sobre
unas almohadas, contemplaba las semifinales del Campeonato de tenis Riemann
Sudamericano, que se jugaba en silenciosa y reducida reproducción en la pantalla del
aparato de televisión instalado a los pies de su cama. Las pequeñas figuras corrían de un
lado a otro del pequeño rectángulo del cristal iluminado, sin hacer ruido, como peces en
un acuario: habitantes mudos, pero agitados, de otro mundo.
Linda contemplaba el espectáculo sonriendo vagamente, sin comprender. Su rostro
pálido y abotagado, mostraba una expresión de estupidizada felicidad. De vez en cuando
sus párpados se cerraban, y parecía adormilarse por unos segundos. Después, con un
ligero sobresalto, se despertaba de nuevo, y volvía al acuario de Ios Campeonatos de
Tenis, a la versión que ofrecía la Super-Voz-Wurlitzeriana de Abrázame hasta
drogarme, amor mío, al cálido aliento de verbena que brotaba el ventilador colocado por
encima de su cabeza. Despertaba a todo esto, o, mejor, a un sueño del cual formaba
parte todo esto, transformado y embellecido por el soma que circulaba por su sangre, y
sonreía con su sonrisa quebrada y descolorida de dicha infantil.
-Bueno, tengo que irme -dijo la enfermera. Está a punto de llegar el grupo de niños.
Además, debo atender al número 3. -Y señaló hacia un punto de la sala-. Morirá de un
momento a otro. Bueno, está usted en su casa.
Y se alejó rápidamente.
El Salvaje tomó asiento al lado de la cama.
-Linda -murmuró, acogiéndole una mano.
Al oír su nombre, la anciana se volvió. En sus ojos brilló el conocimiento. Apretó la
mano de su hijo, sonrió y movió los labios; después, súbitamente, la cabeza le cayó
hacia delante. Se había dormido. John permaneció a su lado, mirándola, buscando a
través de aquella piel envejecida -y encontrándola-, aquella cara joven, radiante, que se
asomaba sobre su niñez, en Malparís, recordando (y John cerró los ojos) su voz, sus
movimientos, todos los acontecimientos de su vida en común. Arre, estreptococos, a
Bambari-T... ¡Qué bien cantaba su madre! Y aquellos versos infantiles, ¡cuán mágicos y
misteriosos se le antojaban!
Vitamina A, vitamina B, vitamina C,
la grasa está en el hígado y el bacalao en el mar.
Recordando aquellas palabras y la voz de Linda al pronunciarlas, las lágrimas acudían a
los ojos de John. Después, las lecciones de lectura: El crío está en el frasco; el gato
duerme. Y las Instrucciones Elementales para Obreros Beta en el Almacén de
Embriones. Y las largas veladas cabe al fuego, o, en verano, en la azotea de la casita,
cuando ella le contaba aquellas historias sobre el Otro Lugar, fuera de la Reserva: aquel
hermosísimo Otro Lugar cuyo recuerdo, como el de un cielo, de un paraíso de bondad y
de belleza, John conservaba todavía intacto, inmune al contacto de la realidad de aquel
Londres real, de aquellos hombres y mujeres civilizados de carne y hueso.
El súbito sonido de unas voces agudas le indujo a abrir los ojos, y, después de secarse
rápidamente las lágrimas, miró a su alrededor. Vio entrar en la sala lo que parecía un río
interminable de mellizos idénticos de ocho años de edad. Iban acercándose, mellizo tras
mellizo, como en una pesadilla. Sus rostros, su rostro repetido -porque entre todos sólo
tenían uno- miraba con expresión de perro falderillo, todo orificio de nariz y ojos
saltones y descoloridos. El uniforme de los niños era caqui. Todos iban con la boca
abierta. Entraron chillando y charlando por los codos. En un momento la sala quedó
llena de ellos. Hormigueaban entre las camas, trepaban por ellas, pasaban por debajo de
las mismas, a gatas, miraban la televisión o hacían muecas a los pacientes.
Linda los asombró y casi los asustó. Un grupo de chiquillos se formó a los pies de su
cama, mirando con la curiosidad estúpida y atemorizada de animales súbitamente
enfrentados con lo desconocido.
-¡OH, mirad, mirad! -Hablaban en voz muy alta, asustados-. ¿Qué le pasa? ¿Por qué está
tan gorda?
Nunca hasta entonces habían visto una cara como la de Linda; nunca habían visto más
que caras juveniles y de piel tersa, y cuerpos esbeltos y erguidos. Todos aquellos
sexagenarios moribundos tenían el aspecto de jovencitas. A los cuarenta y cuatro años,
Linda parecía, por contraste, un monstruo de sensibilidad fláccida y deformada.
-¡Es horrible! -susurraban los pequeños espectadores-. ¡Mirad qué dientes!
De pronto de debajo de la cama surgió un mellizo de cara de torta, entre la silla de John
y la pared, y empezó a mirar de cerca la cara de Linda, sumida en el sueño.
-¡Vaya ... ! -empezó.
Pero su frase acabó prematuramente en un chillido. El Salvaje lo había agarrado por el
cuello, lo había levantado por encima de la silla, y con un buen sopapo en las orejas lo
había despedido lejos, aullando.
Sus gritos atrajeron a la enfermera jefe, que acudió corriendo.
-¿Qué le ha hecho usted? -preguntó, enfurecida-. No permitiré que pegue a los niños.
-Pues entonces apártelos de esta cama. -La voz del Salvaje temblaba de indignación-.
¿Qué vienen a hacer esos mocosos aquí? ¡Es vergonzoso!
-¿Vergonzoso? ¿Qué quiere decir? Así les condicionamos ante la muerte. Y le advierto -
prosiguió amenazadoramente- que si vuelve usted a poner obstáculos a su
acondicionamiento, lo haré echar por los porteros.
El Salvaje se levantó y avanzó dos pasos hacia ella. Sus movimientos y la expresión de
su rostro eran tan amenazadores que la enfermera, presa de terror, retrocedió. Haciendo
un gran esfuerzo, John se dominó, y, sin decir palabra, se volvió en redondo y sentóse
de nuevo junto a la cama.
Más tranquila, pero con una dignidad todavía un tanto insegura, la enfermera dijo:
-Ya le he advertido; de modo que ande con cuidado.
Sin embargo, alejó de la cama a los excesivamente curiosos mellizos y los hizo unirse al
juego del ratón y el gato que una de sus colegas había organizado al otro externo de la
sala.
La Super-Voz-Wurlitzeriana había aumentado de volumen hasta llegar a un crescendo
sollozante, y de pronto la verbena fue sustituida en el sistema de olores canalizados por
un intenso perfume de pachulí. Linda se estremeció, despertó, miró unos instantes, con
expresión asombrada, a los semifinalistas, levantó el rostro para olfatear una o dos veces
el nuevo perfume que llenaba el aire y de pronto sonrió, con una sonrisa de éxtasis
infantil.
-¡Popé! -murmuró; y cerró los ojos-. ¡Oh, cuánto me gusta, cuánto me gusta ...!
Suspiró y se recostó de nuevo en las almohadas.
-Pero, ¡Linda! -imploró el Salvaje- ¿No me conoces?
John sintió una leve presión de la mano en respuesta a la suya. Las lágrimas asomaron a
sus ojos. Se inclinó y la besó. Los labios de Linda se movieron.
-¡Popé! -susurró de nuevo.
Y John sintió como si le hubiese arrojado a la cara una paleta de basura.
La ira hirvió súbitamente en él. Frustrado por segunda vez, la pasión de su dolor había
encontrado otra salida, se había transformado en una pasión de furor agónico.
-¡Soy John! -gritó-. ¡Soy John!
Y en la furia dolorida llegó a cogerla por los hombros y a sacudirla.
Lentamente los ojos de Linda se abrieron, y le vio, le vio.
-¡John!
Pero situó aquel rostro real, aquellas manos reales y violentas en un mundo imaginario,
entre los equivalentes íntimos y privados del pachulí y la Super-Wurlitzer, entre los
recuerdos transfigurados y las sensaciones extrañamente traspuestas que constituían el
universo de su sueño. Sabía que era John, su hijo, pero le veía como un intruso en el
Malpaís paradisíaco donde ella pasaba sus vacaciones de soma con Popé. John estaba
enojado porque ella quería a Popé, la sacudía de aquella manera porque Popé estaba en
la cama, con ella, como si en ello hubiese algo malo, como si no hiciera lo mismo todo
el mundo civilizado.
-Todo el mundo pertenece a...
La voz de Linda murió súbitamente, convirtiéndose en un ronquido casi inaudible- la
boca se le abrió, y Linda hizo un esfuerzo desesperado para llenar de aire sus pulmones.
Pero era como si hubiese olvidado la técnica de la respiración. Intentó gritar y no brotó
sonido alguno de sus labios; sólo el terror impreso en sus ojos abiertos revelaba el grado
de su sufrimiento. Se llevó las manos a la garganta, y después clavó las uñas en el aire,
aquel aire que ya no podía respirar, aquel aire que, para ella, había cesado de existir.
El Salvaje se hallaba de pie y se inclinó hacia ella.
-¿Qué te pasa, Linda? ¿Qué tienes?
Su voz tenía un tono de imploración, como si John pudiera ser tranquilizado.
La mirada que Linda le lanzó aparecía cargada de un terror indecible; de terror y, así se
lo pareció a él, de reproche. Linda intentó incorporarse en la cama, pero cayó sobre las
almohadas. Su rostro se deformó horriblemente y sus labios cobraron un intenso color
azul.
El Salvaje se volvió y corrió al otro extremo de la sala.
-¡De prisa! ¡De prisa! -gritó-. ¡De prisa!
De pie en el centro del ruedo de mellizos que jugaban al ratón y al gato, la enfermera
jefe se volvió. El primer impulso de asombro cedió lugar inmediatamente a la
desaprobación.
-¡No grite! ¡Piense en esos niños! -dijo, frunciendo el ceño-. Podría descondicionarles...
Pero ¿qué hace?
John había roto el círculo para penetrar en él. -¡Cuidado! -gritó la enfermera.
Un niño rompió a llorar.
-¡De prisa! ¡Corra! -John cogió a la enfermera por un brazo, arrastrándola consigo-.
¡Corra! Ha ocurrido algo. La he matado.
Cuando llegaron al otro extremo de la sala, Linda ya había muerto.
El Salvaje permaneció un momento en un silencio helado, después cayó de hinojos
junto a la cama y, cubriéndose la cara con las manos, sollozó irreprimiblemente.
La enfermera permanecía de pie, indecisa, mirando, ora a la figura arrodillada junto a la
cama (¡escandalosa exhibición!), ora a los mellizos (¡pobrecillos!) que habían cesado en
su juego y miraban boquiabiertos y con los ojos desorbitados aquella escena repugnante
que tenía lugar en torno de la cama número 20. ¿Debía hablar a aquel hombre? ¿Debía
intentar inculcarle el sentido de la decencia? ¿Debía recordarle dónde se encontraba y el
daño que podía causar a aquellos pobres inocentes? ¡Destruir su condicionamiento ante
la muerte con aquella explosión asquerosa de dolor, como si la muerte fuese algo
horrible, como si alguien pudiera llegar a importar tanto! Ello podía inculcar a aquellos
chiquillos ideas desastrosas sobre la muerte, podía trastornarles e inducirles a reaccionar
en forma enteramente errónea, horriblemente antisocial.
La enfermera, avanzando un paso, tocó a John en el hombro.
-¿No puede reportarse? -le dijo en voz baja airada.
Pero, mirando a su alrededor, vio que media docena de mellizos se habían levantado ya
y se acercaban a ellos. La enfermera salió apresuradamente al paso de sus alumnos en
peligro.
-Vamos, ¿quién quiere una barrita de chocolate? -preguntó en voz alta y alegre.
-¡Yo! -gritó a coro todo el grupo Bokanovsky.
La cama número 20 había sido olvidada. ¡Oh, Dios mío, Dios mío, Dios mío ... ! ,
repetía el Salvaje para sí, una y otra vez.
En el caos del dolor y remordimiento que llenaban su mente, eran las únicas palabras
que lograba articular.
-¡Dios mío! -susurró en voz alta-. ¡Dios... -Pero ¿qué dice? -preguntó, muy cerca, una
voz clara y aguda, entre los murmullos de la Super-Wulitzer.
El Salvaje se sobresaltó violentamente y, descubriendo su rostro, miró a su alrededor.
Cinco mellizos caqui, cada uno con una larga barrita de chocolate en la mano derecha,
sus cinco rostros idénticos embadurnados de chocolate, formaban círculo a su alrededor,
mirándole con ojos saltones y perrunos.
Las miradas de los cinco mellizos coincidieron con la de John, y los cinco sonrieron
simultáneamente. Uno de ellos señaló la cama con su barrita de chocolate.
-¿Está muerta? -preguntó.
El Salvaje los miró un momento en silencio. Después, en silencio, se levantó, y en
silencio se dirigió lentamente hacia la puerta.
-¿Está muerta? -repitió el mellizo curioso, trotando a su lado.
El Salvaje lo miró, y, sin decir palabra, lo apartó de sí de un empujón. El mellizo cayó
al suelo e inmediatamente empezó a chillar. El Salvaje ni siquiera se volvió.




CAPlTULO XV


El personal del Hospital de Moribundos de Park Lane estaba constituido por ciento
sesenta y dos Deltas divididos en dos Grupos Bokanovsky de ochenta y cuatro hembras
pelirrojas y setenta y dos mellizos varones, dolicocéfalos y morenos. A las seis de la
tarde, cuando terminaban su jornada de trabajo, los dos grupos se reunían en el
vestíbulo del hospital y el delegado subadministrador les distribuía su ración de soma.
Al salir del ascensor, el Salvaje se encontró en medio de ellos. Pero su mente estaba
ausente; se hallaba con la muerte, con su dolor, con su remordimiento; maquinalmente,
sin tener conciencia de lo que hacía, empezó a abrirse paso a codazos entre la
muchedumbre.
-¡Eh! ¿A quién empujas?
-¿Adónde te figuras que vas?
Aguda, grave, de una multitud de gargantas separadas sólo dos voces chillaban o
gruñían. Repetidos indefinidamente, como por una serie de espejos, dos rostros, uno de
ellos como una luna barbilampiña, pecosa y aureolada de rojo, y el otro alargado, como
una máscara de pico de ave, con barba de dos días, se volvían enojados a su paso. Sus
palabras y los codazos que recibía en las costillas lograron devolver a John la conciencia
del lugar donde se encontraba. Volvió a despertar a la realidad externa, miró a su
alrededor, y reconoció lo que veía; lo reconoció con una sensación profunda de horror y
de asco, como el repetido delirio de sus días y sus noches, la pesadilla de aquellas
semejanzas perfectas, inidentificables, que pululaban por doquier. Mellizos, mellizos...
Como gusanos, habían formado un enjambre profanador sobre el misterio de la müerte
de Linda.
-¡Reparto de soma ! -gritó una voz-. Con orden, por favor. Venga, de prisa.
Se había abierto una puerta, y alguien instalaba una mesa y una silla en el vestíbulo. La
voz procedía de un dinámico joven Alfa, que había entrado llevando en brazos una
pequeña arca de hierro, negra. Un murmullo de satisfacción brotó de labios de la
multitud de mellizos que esperaban. Inmediatamente olvidaron al Salvaje. Su atención
se hallaba ahora enteramente concentrada en la caja negra que el joven, tras haberla
colocado encima de la mesa, la estaba abriendo. Levantó la tapa.
-¡Oooh ... ! -exclamaron los ciento sesenta y dos Deltas simultáneamente, como si
presenciaran un castillo de fuegos artificiales.
El joven sacó de la caja negra un puñado de cajitas de hojalata.
-Y ahora -dijo el joven, perentoriamente-, acérquense, por favor. Uno por uno, y sin
empujar.
Uno por uno, y sin empujar, los mellizos se acercaron a la mesa. Primero dos varones,
después una hembra, después otro varón, después tres hembras, después...
El Salvaje seguía mirando. ¡Oh, maravilloso nuevo mundo! ¡Oh, maravilloso nuevo
mundo! En su mente, la rítmicas palabras parecían cambiar de tono. Se habían mofado
de él a través de su dolor y su remordimiento, con un horrible matiz de cínica irrisión.
Riendo como malos espíritus, las palabras habían insistido en la abyección y la
nauseabunda fealdad de aquella pesadilla. Y ahora, de pronto, sonaban como un clarín
convocando a las armas. ¡Oh, maravilloso nuevo mundo!
-¡No empujen! -grito el delegado del subadministrador, enfurecido. Cerró de golpe la
tapa de la caja negra-
Dejaré de repartir soma si no se portan bien.
Los Deltas rezongaron, se dieron con el codo unos a otros, y al fin permanecieron
inmóviles y en silencio.
La amenaza había sido eficaz. A aquellos seres, la sola idea de verse privados del soma
se les antojaba horrible.
-¡Eso ya está mejor! -dijo el joven.
Y volvió a abrir la caja.
Linda había sido una esclava; Linda había muerto; otros debían vivir en libertad y el
mundo debía recobrar su belleza. Como una reparación, como un deber que cumplir. De
pronto, el Salvaje vio luminosamente claro lo que debía hacer; fue como si hubiesen
abierto de pronto un postigo o corrido una cortina.
-Vamos -dijo el delegado del subadministrador.
Otra mujer caqui dio un paso al frente. -¡Basta! -gritó el Salvaje, con sonora y potente
voz-. ¡Basta!
Se abrió paso a codazos hasta la mesa; los Deltas lo miraban asombrados.
-¡Ford! -dijo el delegado del subadministrador, en voz baja-. ¡Es el Salvaje!
Lo sobrecogió el temor.
-Oídme, por favor -gritó el Salvaje, con entusiasmo-. Prestadme oído... -Nunca había
hablado en público hasta entonces, y le resultaba difícil expresar lo que quería decir-.
No toméis esta sustancia horrible. Es veneno, veneno.
-Bueno, Mr. Salvaje -dijo el delegado del subadministrador, sonriendo amistosamente-.
¿Le importaría que ... ?
-Es un veneno tanto para el cuerpo como para el alma.
-Está bien, pero tenga la bondad de permitirme que siga con el reparto. Sea buen
muchacho.
-¡Jamás! -gritó el Salvaje.
-Pero, oiga, amigo...
-Tire inmediatamente ese horrible veneno.
Las palabras tire inmediatamente ese veneno se abrieron paso a través de las capas de
incomprensión de los Deltas hasta alcanzar su conciencia. Un murmullo de enojo brotó
de la multitud.
-He venido a traeros la paz -dijo el Salvaje, volviéndose hacia los mellizos-. He
venido...
El delegado del subadministrador no oyó más; se había deslizado fuera del vestíbulo y
buscaba un número de la guía telefónica.
-No está en sus habitaciones -resumió Bernard-. Ni en las mías, ni en las tuyas. Ni en el
Aphroditcum; ni en el Centro, ni en la Universidad. ¿Adónde puede haber ido?
Helmholtz se encogió de hombros. Habían vuelto de su trabajo confiando que
encontrarían al Salvaje esperándoles en alguno de sus habituales lugares de reunión; y
no había ni rastro del muchacho. Lo cual era un fastidio, puesto que tenían el proyecto
de llegarse hasta Biarritz en el deporticóptero de cuatro plazas de Helmholtz. Si el
Salvaje no aparecía pronto, llegarían tarde a la cena.
-Le concederemos cinco minutos más -dijo Helmholtz-. Y si entonces no aparece...
El timbre del teléfono lo interrumpió. Descolgó el receptor.
-Diga.
Después, tras unos momentos de escucha, soltó un taco:
-¡Ford en su carromato! Voy en seguida. -¿Qué ocurre? -preguntó Bernard. -Era un tipo
del Hospital de Lane Park, al que conozco -dijo Helmholtz-. Dice que el Salvaje está
allá. Al parecer, se ha vuelto loco. En todo caso, es urgente. ¿Me acompañas?
Juntos corrieron por el pasillo hacia el ascensor.
-¿Cómo puede gustaros ser esclavos? -decía el Salvaje en el momento en que sus dos
amigos entraron en el Hospital-. ¿Cómo puede gustaros ser niños? Sí, niños. Berreando
y haciendo pucheros y vomitando -agregó, insultando, llevado por la exasperación ante
su bestial estupidez, a quienes se proponía salvar.
Los Deltas le miraban con resentimiento.
-¡Sí, vomitando! -gritó claramente. El dolor y el remordimiento parecían reabsorbidos
en un intenso odio todopoderoso contra aquellos monstruos infrahumanos-. ¿No deseáis
ser libres y ser hombres? ¿Acaso no entendéis siquiera lo que son la humanidad y la
libertad? -El furor le prestaba elocuencia; las palabras acudían fácilmente a sus labios-.
¿No lo entendéis? -repitió; pero nadie contestó a su pregunta-. Bien, pues entonces -
prosiguió, sonriendo- yo os lo enseñaré; y os liberaré tanto si queréis como si no.
Y abriendo de par en par la ventana que daba al patio interior del Hospital empezó a
arrojar a puñados las cajitas de tabletas de soma.
Por un momento, la multitud caqui permaneció silenciosa, petrificada, ante el
espectáculo de aquel sacrilegio imperdonable, con asombro y horror.
-Está loco -susurró Bernard, con los ojos fuera de las órbitas-. Lo matarán. Lo...
Súbitamente se levantó un clamor de la multitud, y una ola en movimiento avanzó
amenazadoramente hacia el Salvaje.
-¡Ford le ayude! -dijo Bernard, y apartó los ojos.
-Ford ayuda a quien se ayuda.
Y, soltando una carcajada, una auténtica carcajada de exaltación, Helmholtz Watson se
abrió paso entre la multitud.
-¡Libres, libres! -gritaba el Salvaje.
Y con una mano seguía arrojando soma por la ventana, mientras con la otra pegaba
puñetazos a las caras gemelas de sus atacantes.
-¡Libres!
Y vio a Helmholtz a su lado -¡el bueno de Helmholtz!-, pegando puñetazos también.
-¡Hombres al fin!
Y, en el intervalo, el Salvaje seguía arrojando puñados de cajitas de tabletas por la
ventana abierta.
-¡Sí, hombres, hombres!
Hasta que no quedó veneno. Entonces levantó en alto la caja y la mostró, vacía, a la
multitud. -¡Sois libres!
Aullando, los Deltas cargaron con furor redoblado.
Vacilando, Bernard se dijo: Están perdidos, y llevado por un súbito impulso, corrió
hacia delante para ayudarles; luego lo pensó mejor y se detuvo; después, avergonzado,
avanzó otro paso; de nuevo cambió de parecer y se detuvo, en una agonía de indecisión
humillante. Estaba pensando que sus amigos podían morir asesinados si él no los
ayudaba, pero que también él podía morir si los ayudaba, cuando (¡alabado sea Ford!)
hizo irrupción la policía con las máscaras puestas, que les prestaban el aspecto
estrafalario de unos cerdos de ojos saltones.
Bernard corrió a su encuentro, agitando los brazos; aquello era actuar, hacer algo. Gritó
¡Socorro! varias veces, cada vez más fuerte, como para hacerse la ilusión de que
ayudaba en algo:
-¡Socorro, socorro, socorro!
Los policías lo apartaron de su paso y se lanzaron a su tarea. Tres agentes, que llevaban
sendos aparatos pulverizadores en la espalda, empezaron a esparcir vapores de soma por
los aires. Otros dos se afanaron en torno del Aparato de Música Sintética portátil. Otros
cuatro, armados con sendas pistolas de agua cargadas con un poderoso anestésico, se
habían abierto paso entre la multitud, y derribaban metódicamente, a jeringazos, a los
luchadores más encarnizados.
-¡Rápido, rápido! -chillaba Bernard-. ¡Les matarán si no se dan prisa! Les... !Oh!
Irritado por sus chillidos, uno de los policías le lanzó un disparo de su pistola de agua.
Bernard permaneció unos segundos tambaleándose sobre unas piernas que parecían
haber perdido los huesos, los tendones y los músculos para convertirse en simples
columnas de gelatina y al fin agua pura, y se desplomó en el suelo como un fardo.
Súbitamente, del aparato de Música Sintética surgió una Voz que empezó a hablar. La
Voz de la Razón, la Voz de los Buenos Sentimientos. El rollo de pista sonora soltaba su
Discurso Sintético Anti-Algazaras número 2 (segundo grado). Desde lo más profundo
de un corazón no existente, la Voz clamaba: ¡Amigos míos, amigos míos!, tan
patéticamente, con tal entonación de tierno reproche que, detrás de sus máscaras
antigás, hasta, a los policías se les llenaron de lágrimas los ojos.
-¿Qué significa eso? -proseguía la Voz-. ¿Por qué no sois felices y no sois buenos los
unos para con los otros, todos juntos? Felices y buenos -repetía la Voz-. En paz, en paz.
-Tembló, descendió hasta convertirse en un susurro y expiró momentáneamente-. ¡Oh,
cuánto deseo veros felices! -empezó de nuevo, con ardor-. ¡Cómo deseo que seáis
buenos! Por favor, sed buenos y...
Dos minutos después, la Voz y el vapor de soma habían producido su efecto. Con los
ojos anegados en lágrimas, los Deltas se besaban y abrazaban mutuamente, media
docena de mellizos en un solo abrazo. Hasta Helmholtz y el Salvaje estaban a punto de
llorar. De la Administración llegó una nueva carga de cajitas de soma; a toda prisa se
procedió a repartirlas, y al son de las bendiciones cariñosas, abaritonadas, de la Voz, los
mellizos se dispersaron, berreando, como si el corazón fuera a hacérseles pedazos.
-Adiós, adiós, mis queridísimos amigos. ¡Ford os salve! Adiós, adiós, mis
queridísimos...
Cuando el último Delta hubo salido, el policía desconectó el aparato, y la Voz angélica
enmudeció.
-¿Seguirán ustedes sin ofrecer resistencia? -preguntó el sargento-. ¿O tendré que
anestesiarles?
Y levantó amenazadoramente su pistola de agua.
-No ofreceremos resistencia -contestó el Salvaje, secándose alternativamente la sangre
que brotaba de un corte que tenía en los labios, de un arañazo en el cuello y de un
mordisco en la mano izquierda.
Sin retirar el pañuelo de la nariz, que sangraba en abundancia, Helmholtz asintió con la
cabeza.
Bernard acababa de despertar, y, tras comprobar que había recobrado el movimiento de
las piernas, eligió aquel momento para intentar escabullirse sin llamar la atención.
-¡Eh, usted! -gritó el sargento.
Y un policía, con su máscara porcina, cruzó corriendo la sala y puso una mano en el
hombro del joven.
Bernard se volvió, procurando asumir una expresión de inocencia indignada. ¿Que él
escapaba? Ni siquiera lo había soñado.
-Aunque no acierto a imaginar qué puede desear de mí -dijo al sargento.
-Usted es amigo de los prisioneros, ¿no es cierto?
-Bueno... -dijo Bernard; y vaciló. No, no podía negarlo-. ¿Por qué no había de serlo? -
preguntó.
-Pues sígame -dijo el sargento.
Y abrió la marcha hacia la puerta y hacia el coche celular que esperaba ante la misma.



CAPITULO XVI


Los hicieron entrar en el despacho del Interventor.
-Su Fordería bajará en seguida -dijo el mayordomo Gamma.
Y los dejó solos.
Helmoltz se echó a reír.
-Esto parece más una recepción social que un juicio -dijo. Y se dejó caer en el más
confortable de los sillones neumáticos-. Ánimo, Bernard -agregó, al advertir el rostro
preocupado de su amigo.
Pero Bernard no quería animarse; sin contestar, sin mirar siquiera a Helmholtz, se sentó
en la silla más incómoda de la estancia, elegida cuidadosamente con la oscura esperanza
de aplacar así las iras de los altos poderes.
Entretanto, el Salvaje no cesaba de agitarse; iba de un lado para otro del despacho,
curioseándolo todo, sin demasiado interés: los libros de los estantes, los rollos de cinta
sonora y las bobinas de las máquinas de leer colocadas en sus orificios numerados.
Encima de la mesa, junto a la ventana, había un grueso volumen encuadernado en
sucedáneo de piel negra, en cuya tapa aparecía una T muy grande estampada en oro.
John lo cogió y lo abrió. Mi vida y mi obra, por Nuestro Ford.
El libro había sido publicado en Detroit por la Sociedad para la Propagación del
Conocimiento Fordiano. Distraídamente, lo ojeó, leyendo una frase acá y un párrafo
acullá, y apenas había llegado a la conclusión de que el libro no le interesaba cuando la
puerta se abrió, y el interventor Mundial Residente para la Europa Occidental entró en
la estancia, con paso vivo.
Mustafá Mond estrechó la mano a los tres hombres; pero se dirigió al Salvaje:
-De modo que nuestra civilización no le gusta mucho, Mr. Salvaje -dijo.
El Salvaje lo miró. Previamente, había tomado la decisión de mentir, de bravuconear o
de guardar un silencio obstinado. Pero, tranquilizado por la expresión comprensiva y de
buen humor del Interventor, decidió decir la verdad, honradamente:
-No.
Y movió la cabeza.
Bernard se sobresaltó y lo miró, horrorizado. ¿Qué pensaría el Interventor? Ser
etiquetado como amigo de un hombre que decía que no le gustaba la civilización -que lo
decía abiertamente y nada menos que al propio Interventor era algo terrible.
-Pero, John... -empezó.
Una mirada de Mustafá Mond lo redujo a un silencio abyecto.
-Desde luego -prosiguió el Salvaje-, admito que hay algunas cosas excelentes. Toda esta
música en el aire, por ejemplo...
-A veces un millar de instrumentos sonoros zumban en mis oídos; otros veces son voces
... El rostro del Salvaje se iluminó con súbito placer.
-¿También usted lo ha leído? -preguntó-. Yo creía que aquí, en Inglaterra, nadie conocía
este libro.
-Casi nadie. Yo soy uno de los poquísimos. Está prohibido, ¿comprende? Pero como yo
soy quien hace las leyes, también puedo quebrantarlas. Con impunidad, Mr. Marx -
agregó, volviéndose hacia Bernard-, cosa que me temo usted no pueda hacer.
Bernard se hundió todavía más en su desdicha.
-Pero, ¿por qué está prohibido? -preguntó el Salvaje.
En la excitación que le producía el hecho de conocer a un hombre que había leído a
Shakespeare, había olvidado momentáneamente todo lo demás.
El Interventor se encogió de hombros. -Porque es antiguo; ésta es la razón principal.
Aquí las cosas antiguas no nos son útiles.
-¿Aunque sean bellas?
-Especialmente cuando son bellas. La belleza ejerce una atracción, y nosotros no
queremos que la gente se sienta atraída por cosas antiguas. Queremos que les gusten las
nuevas.
-¡Pero si las nuevas son horribles, estúpidas! ¡Esas películas en las que sólo salen
helicópteros y el público siente cómo los actores se besan! -John hizo una mueca-.
¡Cabrones y monos! Sólo en estas palabras de Otelo encontraba el vehículo adecuado
para expresar su desprecio y su odio.
-En todo caso, animales inofensivos -murmuró el Interventor, a modo de paréntesis.
-¿Por qué, en lugar de esto, no les permite leer Otelo?
-Ya se lo he dicho: es antiguo. Además, no lo entenderían.
Sí, esto era cierto. John recordó cómo se había reído Helmholtz ante la lectura de
Romeo y Julieta.
-Bueno, pues entonces -dijo tras una pausa-, algo nuevo que sea por el estilo de Otelo y
que ellos puedan comprender.
-Esto es lo que todos hemos estado deseando escribir -dijo Helmholtz, rompiendo su
prolongado silencio.
-Y esto es lo que ustedes nunca escribirán -dijo el Interventor-. Porque si fuese algo
parecido a Otelo, nadie lo entendería, por más nuevo que fuese. Y si fuese nuevo, no
podría parecerse a Otelo.
-¿Por qué no?
-Sí, ¿por qué no? -repitió Helmholtz.
También él olvidaba las desagradables realidades de la situación. Lívido de ansiedad y
de miedo, sólo Bernard las recordaba; pero los demás le ignoraban.
-¿Por qué no?
-Porque nuestro mundo no es el mundo de Otelo. No se pueden fabricar coches sin
acero; y no se pueden crear tragedias sin inestabilidad social. Actualmente el mundo es
estable. La gente es feliz; tiene lo que desea, y nunca desea lo que no puede obtener.
Está a gusto; está a salvo; nunca está enferma; no teme la muerte; ignora la pasión y la
vejez; no hay padres ni madres que estorben; no hay esposas, ni hijos, ni amores
excesivamente fuertes. Nuestros hombres están condicionados de modo que apenas
pueden obrar de otro modo que como deben obrar. Y si algo marcha mal, siempre queda
el soma. El soma que usted arroja por la ventana en nombre de la libertad, Mr. Salvaje.
¡La libertad! -El Interventor soltó una carcajada-. ¡Suponer que los Deltas pueden saber
lo que es la libertad! ¡Y que puedan entender Otelo! Pero, ¡muchacho!
El Salvaje guardó silencio un momento.
-Sin embargo -insistió obstinadamente-, Otelo es bueno, Otelo es mejor que esos filmes
del sensorama.
-Claro que sí -convino el Interventor-. Pero éste es el precio que debemos pagar por la
estabilidad. Hay que elegir entre la felicidad y lo que la gente llamaba arte puro.
Nosotros hemos sacrificado el arte puro.
Y en su lugar hemos puesto el sensorama y el órgano de perfumes.
-Pero no tienen ningún mensaje.
-El mensaje de lo que son; el mensaje de una gran cantidad de sensaciones agradables
para el público.
-Los argumentos han sido escritos por algún idiota.
El Interventor se echó a reír.
-No es usted muy amable con su amigo Mr. Watson, uno de nuestros más distinguidos
ingenieros de emociones.
-Tiene toda la razón -dijo Helmholtz, sobriamente-. Porque todo esto son idioteces.
Escribir cuando no se tiene nada que decir...
-Exacto. Pero ello exige un ingenio enorme. Usted logra fabricar coches con un mínimo
de acero, obras de arte a base de poco más que puras sensaciones.
El Salvaje movió la cabeza.
-A mí todo esto me parece horrendo.
-Claro que lo es. La felicidad real siempre aparece escuálida por comparación con las
compensaciones que ofrece la desdicha. Y, naturalmente, la estabilidad no es, ni con
mucho, tan espectacular como la inestabilidad. Y estar satisfecho de todo no posee el
hechizo de una buena lucha contra la desventura, ni el pintoresquismo del combate
contra la tentación o contra una pasión fatal o una duda. La felicidad nunca tiene
grandeza.
-Supongo que no -dijo el Salvaje, después de un silencio-. Pero ¿es preciso llegar a
cosas tan horribles como esos mellizos? ¡Son horribles!
-Pero muy útiles. Ya veo que no le gustan nuestros Grupos de Bokanovski; pero le
aseguro que son los cimientos sobre los cuales descansa todo lo demás. Son el
giróscopo que estabiliza el avióncohete del Estado en su incontenible carrera.
-Más de una vez me he preguntado -dijo el Salvaje- por qué producen seres como éstos,
siendo así que pueden fabricarlos a su gusto en esos espantosos frascos. ¿Por qué, si se
puede conseguir, no se limitan a fabricar Alfas-Doble-Más?
Mustafá Mond se echó a reír.
-Porque no queremos que nos rebanen el pescuezo -contestó-. Nosotros creemos en la
felicidad y la estabilidad. Una sociedad de Alfas no podría menos de ser inestable y
desdichada. Imagine una fábrica cuyo personal estuviese constituido íntegramente por
Alfas, es decir, por seres individuales no relacionados de modo que sean capaces, dentro
de ciertos límites, de elegir y asumir responsabilidad. ¡Imagíneselo!
-repitió.
El Salvaje intentó imaginarlo, pero no pudo conseguirlo.
-Es un absurdo. Un hombre decantado como Alfa, condicionado como Alfa, se volvería
loco si tuviera que hacer el trabajo de un semienano Epsilon; o se volvería loco o
empezaría a destrozarlo todo. Los Alfas pueden ser socializados totalmente, pero sólo a
condición de que se les confíe un trabajo propio de los Alfas. Sólo de un Epsilon puede
esperarse que haga sacrificios Epsilon, por la sencilla razón de que para él no son
sacrificios; se hallan en la línea de menor resistencia. Su condicionamiento ha tendido
unos raíles por los cuales debe correr. No puede evitarlo; está condenado a ello de
antemano. Aún después de su decantación permanece dentro de un frasco: un frasco
invisible, de fijaciones infantiles y embrionarias. Claro que todos nosotros -prosiguió el
Interventor, meditabundo- vivimos en el interior de un frasco. Mas para los Alfas, los
frascos, relativamente hablando, son enormes. Nosotros sufriríamos horriblemente si
fuésemos confinados en un espacio más estrecho. No se puede verter sucedáneo de
champaña de las clases altas en los frascos de las castas bajas. Ello es evidente, ya en
teoría. Pero, además, fue comprobado en la práctica. El resultado del experimento de
Chipre fue concluyente.
-¿En qué consistió? -preguntó el Salvaje.
Mustafá Mond sonrió.
-Bueno, si usted quiere, puede llamarlo un experimento de reenvasado. Se inició en el
año 73 d.F. Los Interventores limpiaron la isla de Chipre de todos sus habitantes
anteriores y la colonizaron de nuevo con una hornada especialmente preparada de
veintidós mil Alfas. Se les otorgó toda clase de utillaje agrícola e industrial y se les dejó
que se las arreglaran por sí mismos. El resultado cumplió exactamente todas las
previsiones teóricas. La tierra no fue trabajada como se debía; había huelgas en las
fábricas, las leyes no se cumplían, las órdenes no se obedecían; las personas destinadas
a trabajos inferiores intrigaban constantemente por conseguir altos empleos, y las que
ocupaban estos cargos intrigaban a su vez para mantenerse en ellos a toda costa. Al cabo
de seis años se enzarzaron en una auténtica guerra civil. Cuando ya habían muerto
diecinueve mil de los veintidós mil habitantes, los supervivientes, unánimemente,
pidieron a los Interventores Mundiales que volvieran a asumir el gobierno de la isla,
cosa que éstos hicieron. Y así acabó la única sociedad de Alfas que ha existido en el
mundo.
El Salvaje suspiró profundamente.
-La población óptima -dijo Mustafá Monds- es la que se parece a los icebergs: ocho
novenas partes por debajo de la línea de flotación, y una novena parte por encima.
-¿Y son felices los que se encuentran por debajo de la línea de flotación?
-Más felices que los que se encuentran por encima de ella. Más felices que sus dos
amigos, por ejemplo.
Y señalo a Helmholtz y a Bernard.
-¿A pesar de su horrible trabajo?
-¿Horrible? A ellos no se lo parece. Al contrario, les gusta. Es ligero, sencillo, infantil.
Siete horas y media de trabajo suave, que no agota, y después la ración de soma, los
juegos, la copulación sin restricciones y el sensorama. ¿Qué más pueden pedir? Sí,
ciertamente -agregó-, pueden pedir menos horas de trabajo. Y, desde luego, podríamos
concedérselo. Técnicamente, sería muy fácil reducir la jornada de los trabajadores de
castas inferiores a tres o cuatro horas. Pero ¿serían más felices así? No, no lo serían. El
experimento se llevó a cabo hace más de siglo y medio. En toda Irlanda se implantó la
jornada de cuatro horas. ¿Cuál fue el resultado? Inquietud y un gran aumento en el
consumo de soma; nada más. Aquellas tres horas y media extras de ocio no resultaron,
ni mucho menos, una fuente de felicidad; la gente se sentía inducida a tomarse
vacaciones para librarse de ellas. La Oficina de Inventos - está atestada de planes para
implantar métodos de reducción y ahorro de trabajo. Miles de ellos. -Mustafá hizo un
amplio ademán-. ¿Por qué no los ponemos en obra? Por el bien de los trabajadores;
sería una crueldad atormentarles con más horas de asueto. Lo mismo ocurre con la
agricultura. Si quisiéramos, podríamos producir sintéticamente todos los comestibles.
Pero no queremos. Preferimos mantener a un tercio de la población a base de lo que
producen los campos. Por su propio bien, porque ocupa más tiempo extraer productos
comestibles del campo que de una fábrica. Además, debemos pensar en nuestra
estabilidad. No deseamos cambios. Todo cambio constituye una amenaza para la
estabilidad. Ésta es otra razón por la cual somos tan remisos en aplicar nuevos inventos.
Todo descubrimiento de las ciencias puras es potencialmente subversivo; incluso hasta a
la ciencia debemos tratar a veces como un enemigo. Sí, hasta a la ciencia.
-¿Cómo? -dijo Helmholtz, asombrado-. ¡Pero si constantemente decimos que la ciencia
lo es todo! ¡Si es un axioma hipnopédico!
-Tres veces por semana entre los trece años y los diecisiete -dijo Bernard.
-Y toda la propaganda en favor de la ciencia que hacemos en la Escuela...
-Sí, pero ¿qué clase de ciencia? -preguntó Mustafá Mond, con sarcasmo-. Ustedes no
tienen una formación científica, y, por consiguiente, no pueden juzgar. Yo, en mis
tiempos, fui un físico muy bueno. Demasiado bueno: lo bastante para comprender que
toda nuestra ciencia no es más que un libro de cocina, con una teoría ortodoxa sobre el
arte de cocinar que nadie puede poner en duda, y una lista de recetas a la cual no debe
añadirse ni una sola sin un permiso especial del jefe de cocina. Yo soy actualmente el
jefe de cocina. Pero antes fui un joven e inquisitivo pinche de cocina. Y empecé a hacer
algunos guisados por mi propia cuenta. Cocina heterodoxo, cocina ilícita. En realidad,
un poco de auténtica ciencia.
Mustafá Mond guardó silencio.
-¿Y qué pasó? -preguntó Helmholtz Watson.
El Interventor suspiró.
-Casi me ocurrió lo que va a ocurrirles a ustedes, jovencitos. Poco faltó para que me
enviaran a una isla.
Estas palabras galvanizaron a Bernard, quien entró súbitamente en violenta actividad.
-¿Que van a enviarme a mí a una isla?
Saltó de su asiento, cruzó el despacho a toda prisa y se detuvo, gesticulando, ante el
Interventor.
-Usted no puede desterrarme a mí. Yo no he hecho nada. Fueron los otros. Juro que
fueron los otros.
-Y señaló acusadoramente a Helmholtz y al Salvaje-. ¡Por favor, no me envíe a Islandia!
Prometo que haré todo lo que quieran. Déme otra oportunidad. -Empezó a llorar-. Le
digo que la culpa es de ellos -sollozó-. ¡A Islandia, no! Por favor, Su Fordería, por
favor...
Y en un paroxismo de abyección cayó de rodillas ante el Interventor.
Mustafá Mond intentó obligarle a levantarse; pero Bernard insistía en su actitud rastrera;
el flujo de sus palabras manaba, inagotable. Al fin, el Interventor tuvo que llamar a su
cuarto secretario.
-Trae tres hombres -ordenó-, y que lleven a Mr. Marx a un dormitorio. Que le
administren una buena vaporización de soma y luego lo acuesten y le dejen solo.
El cuarto secretario salió y volvió con tres criados mellizos, de uniforme verde.
Gritando y sollozando todavía, Bernard fue sacado del despacho.
-Cualquiera diría que van a degollarle -dijo el Interventor, cuando la puerta se hubo
cerrado-. En realidad, si tuviera un poco de sentido común, comprendería que este
castigo es más bien una recompensa. Le enviarán a una isla. Es decir, le enviarán a un
lugar donde conocerá al grupo de hombres y mujeres más interesantes que cabe
encontrar en el mundo. Todos ellos personas que, por una razón u otra, han adquirido
excesiva consciencia de su propia individualidad para poder vivir en comunidad. Todas
las personas que no se conforman con la ortodoxia, que tienen ideas propias. En una
palabra, personas que son alguien. Casi le envidio, Mr. Watson.
Helmholtz se echó a reír.
-Entonces, ¿por qué no está también usted en una isla?
-Porque, a fin de cuentas, preferí esto -contestó el Interventor-. Me dieron a elegir o me
enviaban a una isla, donde hubiese podido seguir con mi ciencia pura, o me
incorporaban al Consejo del Interventor, con la perspectiva de llegar en su día a ocupar
el cargo de tal. Me decidí por esto último, y abandoné la ciencia. -Tras un breve silencio
agregó-: De vez en cuando echo mucho de menos la ciencia. La felicidad es un patrón
muy duro, especialmente la felicidad de los demás. Un patrón mucho más severo, si uno
no ha sido condicionado para aceptarla, que la verdad. -Suspiró, recayó en el silencio y
después prosiguió, en tono más vivaz-: Bueno, el deber es el deber. No cabe prestar
oído a las propias preferencias. Me interesa la verdad. Amo la ciencia. Pero la verdad es
una amenaza, y la ciencia un peligro público. Tan peligroso como benéfico ha sido. Nos
ha proporcionado el equilibrio más estable de la historia. El equilibrio de China fue
ridículamente inseguro en comparación con el nuestro; ni siquiera el de los antiguos
matriarcados fue tan firme como el nuestro. Gracias, repito, a la ciencia. Pero no
podemos permitir que la ciencia destruya su propia obra. Por esto limitamos tan
escrupulosamente el alcance de sus investigaciones; por esto estuve a punto de ser
enviado a una isla. Sólo le permitimos tratar de los problemas más inmediatos del
momento. Todas las demás investigaciones son condenadas a morir en ciernes. Es
curioso -prosiguió tras breve pausa- leer lo que la gente que vivía en los tiempos de
Nuestro Ford escribía acerca del progreso científico. Al parecer, creían que se podía
permitir que siguiera desarrollándose indefinidamente, sin tener en cuenta nada más. El
conocimiento era el bien supremo, la verdad el máximo valor; todo lo demás era
secundario y subordinado. Cierto que las ideas ya empezaban a cambiar aun entonces.
Nuestro Ford mismo hizo mucho por trasladar el énfasis de la verdad y la belleza a la
comodidad y la felicidad. La producción en masa exigía este cambio fundamental de
ideas. La felicidad universal mantiene en marcha constante las ruedas, los engranajes; la
verdad y la belleza, no. Y, desde luego, siempre que las masas alcanzaban el poder
político, lo que importaba era más la felicidad que la verdad y la belleza. A pesar de
todo, todavía se permitía la investigación científica sin restricciones. La gente seguía
hablando de la verdad y la belleza como si fueran los bienes supremos. Hasta que llegó
la Guerra de los Nueve Años. Esto les hizo cambiar de estribillo. ¿De qué sirven la
verdad, la belleza o el conocimiento cuando las bombas de ántrax llueven del cielo?
Después de la Guerra de los Nueve Años se empezó a poner coto a la ciencia. A la
sazón, la gente ya estaba dispuesta hasta a que pusieran coto y regularan sus apetitos.
Cualquier cosa con tal de tener paz. Y desde entonces no ha cesado el control. La
verdad ha salido perjudicada, desde luego. Pero no la felicidad. Las cosas hay que
pagarlas. La felicidad tenía su precio. Y usted tendrá que pagarlo, Mr. Watson; tendrá
que pagar porque le interesaba demasiado la belleza. A mí me interesaba demasiado la
verdad; y tuve que pagar también.
-Pero usted no fue a una isla -dijo el Salvaje, rompiendo un largo silencio.
-Así es como pagué yo. Eligiendo servir a la felicidad. La de los demás, no la mía. Es
una suerte -agregó tras una pausa- que haya tantas islas en el mundo. No sé cómo nos
las arreglaríamos sin ellas. Supongo que los llevaríamos a la cámara letal. A propósito,
Mr. Watson, ¿le gustaría un clima tropical? ¿Las Marquesas, por ejemplo? ¿O Samoa?
¿Acaso algo más tónico?
Helmholtz se levantó de su sillón neumático. -Me gustaría un clima pésimo -contestó-.
Creo que se debe de escribir mejor si el clima es malo. Si hay mucho viento y
tormentas, por ejemplo...
El Interventor asintió con la cabeza.
-Me gusta su espíritu, Mr. Watson. Me gusta muchísimo, de verdad. Tanto como lo
desapruebo oficialmente. -Sonrió-. ¿Qué le parecen las islas Falkland?
-Sí, creo que me servirán -contestó Helmholtz-. Y ahora, si no le importa, iré a ver qué
tal sigue el pobre Bernard.



CAPITULO XVII


-Arte, ciencia... Creo que han pagado ustedes un precio muy elevado por su felicidad -
dijo el Salvaje, cuando quedaron a solas-. ¿Algo más, acaso?
-Pues... la religión, desde luego -contestó el Interventor-. Antes de la Guerra de los
Nueve Años había una cosa llamada... Dios. Perdón, se me olvidaba: usted está
perfectamente informado acerca de Dios, supongo.
-Bueno...
El Salvaje vaciló. Le hubiese gustado decir algo de la soledad, de la noche, de la
altiplanicie extendiéndose, pálida, bajo la luna, del precipicio, de la zambullida en la
oscuridad, de la muerte. Le hubiese gustado hablar de todo ello; pero no existían
palabras adecuadas. Ni siquiera en Shakespeare.
El Interventor, entretanto, hablase dirigido al otro extremo de la estancia, y abría una
enorme caja de caudales empotrada en la pared, entre los estantes de libros. La pesada
puerta se abrió. Buscando en la penumbra de su interior, el Interventor dijo:
-Es un tema que siempre me ha interesado mucho. -Sacó de la caja un grueso volumen
negro-. Supongo que usted no ha leído esto, por ejemplo.
El Salvaje cogió el libro.
-La Sagrada Biblia, con el Antiguo y el Nuevo Testamento -leyó en voz alta.
-Ni esto.
Era un libro pequeño, sin tapas.
-La Imitación de Cristo.
-Ni esto.
Y le ofreció otro volumen.
-Las Variedades de la experiencia Religiosa, de William James.
-Y aún tengo muchos más -prosiguió Mustafá Mond, volviendo a sentarse-. Toda una
colección de antiguos libros pornográficos. Dios en el arca y Ford en los estantes.
Y señaló, riendo, su biblioteca oficial, los estantes llenos de libros, las hileras de
carretes y rollos de cintas sonoras.

-Pero si usted conoce a Dios, ¿por qué no se lo dice a los demás? -preguntó el Salvaje,
indignado-. ¿Por qué no les da a leer estos libros que tratan de Dios?
-Por la misma razón por la que no les dejo leer Otelo: son antiguos; tratan del Dios de
hace cientos de años. No del Dios de ahora.
-Pero Dios no cambia. -Los hombres, sí.
-Y ello, ¿produce alguna diferencia?
-Una diferencia fundamental -dijo Mustafá Mond. Volvió a levantarse y se acercó al
arca-. Existió un hombre que se llamaba cardenal Newman -dijo-. Un cardenal -explicó
a modo de paréntesis- era una especie de Archichantre Comunal.
-Yo, Pandulfo, cardenal de Ia bella Milán.
He leído acerca de ellos en Shakespeare.
-Desde luego. Bien, como le decía, existió un hombre que se llamaba cardenal Newman.
¡Ah, aquí está el libro! -Lo sacó del arca-. Y puesto que me viene a mano, sacaré
también este otro. Es de un hombre que se llamó Maine de Biran. Fue un filósofo,
suponiendo que usted sepa qué era un filósofo.
-Un hombre que sueña en menos cosas de las que hay en los cielos y en la tierra -dijo el
Salvaje inmediatamente.
-Exacto. Después, leeré una de las cosas en que este filósofo soñó. De momento,
escuche lo que decía ese antiguo Archichantre Comunal. -Abrió el libro por el punto
marcado con un trozo de papel y empezó a leer-. No somos más nuestros de lo que es
nuestro lo que poseemos. No nos hicimos a nosotros mismos, no podemos ser
superiores de nosotros mismos. No somos nuestros propios dueños. Somos propiedad de
Dios. ¿No consiste nuestra felicidad en ver así las cosas? ¿Existe alguna felicidad o
algún consuelo en creer que somos nuestros? Es posible que los jóvenes y los prósperos
piensen así. Es posible que éstos piensen que es una gran cosa hacerlo según su
voluntad, como ellos suponen, no depender de nadie, no tener que pensar en nada
invisible, ahorrarse el fastidio de tener que reconocer continuamente, de tener que rezar
continuamente, de tener que referir continuamente todo lo que hacen a la voluntad de
otro. Pero a medida que pase el tiempo, éstos, como todos los hombres, descubrirán que
la independencia no fue hecha para el hombre que es un estado antinatural, que puede
sostenerse por un momento, pero no puede llevarnos a salvo hasta el fin ... -Mustafá
Mond hizo una pausa, dejó el primer libro y, cogiendo el otro, volvió unas páginas del
mismo-. Vea esto, por ejemplo -dijo; y con su voz profunda empezó a leer de nuevo-.
Un hombre envejece; siente en sí mismo esa sensación radical de debilidad, de fatiga, de
malestar, que acompaña a la edad avanzada; y, sintiendo esto, imagina que,
simplemente, está enfermo, engaña sus temores con la idea de que su desagradable
estado obedece a alguna causa particular, de la cual, como de una enfermedad, espera
rehacerse. ¡Vaya imaginaciones! Esta enfermedad es la vejez; y es una enfermedad
terrible. Dicen que el temor a la muerte y a lo que sigue a la muerte es lo que induce a
los hombres a entregarse a la religión cuando envejecen. Pero mi propia experiencia me
ha convencido de que, aparte tales terrores e imaginaciones, el sentimiento religioso
tiende a desarrollarse a medida que la imaginación y los sentidos se excitan menos y son
menos excitables, nuestra razón halla menos obstáculos en su labor, se ve menos
ofuscada por las lágrimas; los deseos y las distracciones en que solía absorberse; por lo
cual Dios emerge como desde detrás de una nube; nuestra alma siente, ve, se vuelve
hacia el manantial de toda luz; se vuelve, natural e inevitablemente, hacia ella; porque
ahora que todo lo que daba al mundo de las sensaciones su vida y su encanto ha
empezado a alejarse de nosotros, ahora que la existencia fenoménica ha dejado de
apoyarse en impresiones interiores o exteriores, sentimos la necesidad de apoyarnos en
algo permanente, en algo que nunca pueda fallarnos, en una realidad, en una verdad
absoluta e imperecedera. Sí, inevitablemente nos volvemos hacia Dios; porque este
sentimiento religioso es por naturaleza tan puro, tan delicioso para el alma que lo
experimenta, que nos compensa de todas las demás pérdidas. -Mustafá Mond cerró el
libro y se arrellanó en su asiento-. Una de tantas cosas del cielo y de la tierra en las que
esos filósofos no soñaron fue esto -e hizo un amplio ademán con la mano-: nosotros, el
mundo moderno. Sólo podéis ser independientes de Dios mientras conservéis la
juventud y la prosperidad; la independencia no os llevará a salvo hasta el final. Bien, el
caso es que actualmente podemos conservar y conservarnos la juventud y la prosperidad
hasta el final. ¿Qué se sabe de ello? Evidentemente, que podemos ser independientes de
Dios. El sentimiento religioso nos compensa de todas las demás pérdidas. Pero es que
nosotros no sufrimos pérdida alguna que debamos compensar; por tanto, el sentimiento
religioso resulta superfluo. ¿Por qué deberíamos correr en busca de un sucedáneo para
los deseos juveniles, si los deseos juveniles nunca cejan? ¿Para qué un sucedáneo para
las diversiones, si seguimos gozando de las viejas tonterías hasta el último momento?
¿Qué necesidad tenemos de reposo cuando nuestras mentes y nuestros cuerpos siguen
deleitándose en la actividad? ¿Qué consuelo necesitamos, puesto que tenemos soma?
¿Para qué buscar algo inamovible, si ya tenemos el orden social?
-Entonces, ¿usted cree que Dios no existe? -preguntó el Salvaje.
-No, yo creo que probablemente existe un dios.
-Entonces, ¿por qué ... ?
Mustafá Mond le interrumpió.
-Pero un dios que se manifiesta de manera diferente a hombres diferentes. En los
tiempos premodernos se manifestó como el ser descrito en estos libros. Actualmente...
-¿Cómo se manifiesta actualmente? -preguntó el Salvaje.
-Bueno, se manifiesta como una ausencia; como si no existiera en absoluto.
-Esto es culpa de ustedes.
-Llámelo culpa de la civilización. Dios no es compatible con el maquinismo, la
medicina científica y la felicidad universal. Es preciso elegir. Nuestra civilización ha
elegido el maquinismo, la medicina y la felicidad. Por esto tengo que guardar estos
libros encerrados en el arca de seguridad. Resultan indecentes. La gente quedaría
asqueada si...
El Salvaje le interrumpió.
-Pero, ¿no es natural sentir que hay un Dios? -Pero la gente ahora nunca está sola -dijo
Mustafá Mond-. La inducimos a odiar la soledad; disponemos sus vidas de modo que
casi les es imposible estar solos alguna vez.
El Salvaje asintió sobriamente. En Malpaís había sufrido porque lo habían aislado de las
actividades comunales del pueblo; en el Londres civilizado sufría porque nunca lograba
escapar a las actividades comunales, nunca podía estar completamente solo.
-¿Recuerda aquel fragmento de El Rey Lear? -dijo el Salvaje, al fin-: Los dioses son
justos, y convierten nuestros vicios de placer en instrumentos con que castigarnos; el
lugar abyecto y sombrío donde te concibió le costó los ojos, y Edmundo contesta,
recuérdelo, cuando está herido, agonizante: Has dicho la verdad; es cierto. La rueda ha
dado la vuelta entera; aquí estoy. ¿Qué me dice de esto? ¿No parece que exista un Dios
que dispone las cosas, que castiga, que premia?
-¿Sí? -preguntó el Interventor a su vez-. Puede usted permitirse todos los pecados
agradables que quiera con una neutra sin correr el riesgo de que le saque los ojos la
amante de su hija. La rueda ha dado una vuelta entera; aquí estoy. Pero, ¿dónde estaría
Edmundo actualmente? Estaría sentado en una butaca neumática, ciñendo con un brazo
la cintura de una chica, mascando un chicle de hormonas sexuales y contemplando el
sensorama. Los dioses son justos. Sin duda. Pero su código legal es dictado, en última
instancia, por las personas que organizan la sociedad. La Providencia recibe órdenes de
los hombres.
-¿Está seguro de ello? -preguntó el Salvaje-. ¿Está completamente seguro de que
Edmundo, en su butaca neumática, no ha sido castigado tan duramente como el herido
que se desangra hasta morir? Los dioses son justos. ¿Acaso no han empleado estos
vicios de placer como instrumento para degradarle?
-¿Degradarle de qué posición? En su calidad de ciudadano feliz, trabajador y
consumidor de bienes, es perfecto. Desde luego, si usted elige como punto de referencia
otro distinto del nuestro, tal vez pueda decir que ha sido degradado. Pero debe usted
seguir fiel a un mismo juego de postulados. No puede jugar al Golf Electromagnético
siguiendo el reglamento de Pelota Centrífuga.
-Pero el valor no reside en la voluntad particular -dijo el Salvaje-. Conservar su estima y
su dignidad en cuanto que es tan precioso en sí mismo como a los ojos del tasador.
-Vamos, vamos -protestó Mustafá Mond-. ¿No le parece que esto es ya ir demasiado
lejos? -Si ustedes se permitieran pensar en Dios, no se permitirían a sí mismo dejarse
degradar por los vicios agradables.
Tendrían una razón para soportar las cosas con paciencia, y para realizar muchas cosas
valor. He podido verlo así en los indios.
-No lo dudo -dijo Mustafá Mond-. Pero nosotros no somos indios. Un hombre civilizado
no tiene ninguna necesidad de soportar nada que sea seriamente desagradable. En
cuanto a realizar cosas, Ford no quiere que tal idea penetre en la mente del hombre
civilizado. Si los hombres empezaran a obrar por su cuenta, todo el orden social sería
trastornado.
-¿Y en qué queda, entonces, la autonegación?
Si ustedes tuvieran un Dios, tendrían una razón para la autonegación.
-Pero la civilización industrial sólo es posible cuando no existe autonegación. Es precisa
la autosatisfacción hasta los límites impuestos por la higiene y la economía. De otro
modo las ruedas dejarían de girar.
-¡Tendrían ustedes una razón para la castidad! -dijo el Salvaje, sonrojándose
ligeramente al pronunciar estas palabras.
-Pero la castidad entraña la pasión, la castidad entraña la neurastenia. Y la pasión y la
neurastenia entrañan la inestabilidad. Y la inestabilidad, a su vez, el fin de la
civilización. Una civilización no puede ser duradera sin gran cantidad de vicios
agradables.
-Pero Dios es la razón que justifica todo lo que es noble, bello y heroico. Si ustedes
tuvieran un Dios...
-Mi joven y querido amigo -dijo Mustafá Mond-, la civilización no tiene ninguna
necesidad de nobleza ni de heroísmo. Ambas cosas son síntomas de ineficacia política.
En una sociedad debidamente organizada como la nuestra, nadie tiene la menor
oportunidad de comportarse noble y heroicamente. Las condiciones deben hacerse del
todo inestables antes de que surja tal oportunidad. Donde hay guerras, donde hay una
dualidad de lealtades, donde hay tentaciones que resistir, objetos de amor por los cuales
luchar o que defender, allá, es evidente, la nobleza y el heroísmo tienen algún sentido.
Pero actualmente no hay guerras. Se toman todas las precauciones posibles para evitar
que cualquiera pueda amar demasiado a otra persona.
No existe la posibilidad de elegir entre dos lealtades o fidelidades; todos están
condicionados de modo que no pueden hacer otra cosa más que lo que deben hacer. Y lo
que uno debe hacer resulta tan agradable, se permite el libre juego de tantos impulsos
naturales, que realmente no existen tentaciones que uno deba resistir. Y si alguna vez,
por algún desafortunado azar, ocurriera algo desagradable, bueno, siempre hay el soma,
que puede ofrecernos unas vacaciones de la realidad. Y siempre hay el soma para
calmar nuestra ira, para reconciliarnos con nuestros enemigos, para hacernos pacientes y
sufridos. En el pasado, tales cosas sólo podían conseguirse haciendo un gran esfuerzo y
al cabo de muchos años de duro entrenamiento moral. Ahora, usted se zampa dos o tres
tabletas de medio gramo, y listo. Actualmente, cualquiera puede ser virtuoso. Uno
puede llevar al menos la mitad de su moralidad en el bolsillo, dentro de un frasco. El
cristianismo sin lágrimas: esto es el soma.
-Pero las lágrimas son necesarias. ¿No recuerda lo que dice Otelo? Si después de cada
tormenta vienen tales calmas, ojalá los vientos soplen hasta despertar a la muerte. Hay
una historia, que uno de los ancianos indios solía contarnos, acerca de la Doncella de
Mátsaki. Los jóvenes que aspiraban a casarse con ella tenían que pasarse una mañana
cavando en su huerto. Parecía fácil; pero en aquel huerto había moscas y mosquitos
mágicos. La mayoría de los jóvenes, simplemente, no podían resistir las picaduras y el
escozor. Pero el que logró soportar la prueba, se casó con la muchacha.
-Muy hermoso. Pero en los países civilizados -dijo el Interventor- se puede conseguir a
las muchachas sin tener que cavar para ellas; y no hay moscas ni mosquitos que le
piquen a uno. Hace siglos que nos libramos de ellos.
El Salvaje asintió, ceñudo.
-Se libraron de ellos. Sí, muy propio de ustedes. Librarse de todo lo desagradable en
lugar de aprender a soportarlo. Si es más noble soportar en el alma las pedradas o las
flechas de la mala fortuna, o bien alzarse en armas contra un piélago de pesares y acabar
con ellos enfrentándose a los mismos ... Pero ustedes no hacen ni una cosa ni otra. Ni
soportan ni resisten. Se limitan a abolir las pedradas y las flechas. Es demasiado fácil.
El Salvaje enmudeció súbitamente, pensando en su madre. En su habitación del piso
treinta y siete, Linda había flotado en un mar de luces cantarinas y caricias perfumadas,
había flotado lejos, fuera del espacio, fuera del tiempo, fuera de la prisión de sus
recuerdos, de sus hábitos, de su cuerpo envejecido y abotagado. Y Tomakin, ex director
de Incubadoras y Condicionamiento, Tomakin seguía todavía de vacaciones, de
vacaciones de la humillación y el dolor, en un mundo donde no pudiera ver aquel rostro
horrible ni sentir aquellos brazos húmedos y fofos alrededor de su cuello, en un mundo
hermoso...
-Lo que ustedes necesitan -prosiguió el Salvaje- es algo con lágrimas, para variar. Aquí
nada cuesta lo bastante.
-Atreverse a exponer lo que es mortal e inseguro al azar, la muerte y el peligro, aunque
sólo sea por una cáscara de huevo... ¿No hay algo en esto? -preguntó el Salvaje,
mirando a Mustafá Mond-. Dejando aparte a Dios, aunque, desde luego, Dios sería una
razón para obrar así. ¿No tiene su hechizo el vivir peligrosamente?
-Ya lo creo -contestó el Interventor-. De vez en cuando hay que estimular las glándulas
suprarrenales de hombres y mujeres.
-¿Cómo? -preguntó el Salvaje, sin comprender.
-Es una de las condiciones para la salud perfecta. Por esto hemos impuesto como
obligatorios los tratamientos de S.P.V.
-¿S.P.V.?
-Sucedáneo de Pasión Violenta. Regularmente una vez al mes. Inundamos el organismo
con adrenalina. Es un equivalente fisiológico completo del temor y la ira. Todos los
efectos tónicos que produce asesinar a Desdémona o ser asesinado por Otelo, sin
ninguno de sus inconvenientes.
-Es que a mí me gustan los inconvenientes. -A nosotros, no -dijo el Interventor-.
Preferimos hacer la100s cosas con comodidad.
-Pues yo no quiero comodidad. Yo quiero a Dios, quiero poesía, quiero peligro real,
quiero libertad, quiero bondad, quiero pecado.
-En suma -dijo Mustafá Mond-, usted reclama el derecho a ser desgraciado.
-Muy bien, de acuerdo -dijo el Salvaje, en tono de reto-. Reclamo el derecho a ser
desgraciado.
-Esto, sin hablar del derecho a envejecer, a volverse feo e impotente, el derecho a tener
sífilis y cáncer, el derecho a pasar hambre, el derecho a ser piojoso, el derecho a vivir en
el temor constante de lo que pueda ocurrir mañana; el derecho a pillar un tifus; el
derecho a ser atormentado.
Siguió un largo silencio.
-Reclamo todos estos derechos -concluyó el Salvaje.
Mustafá Mond se encogió de hombros.
-Están a su disposición -dijo.



CAPITULO XVIII


La puerta estaba entreabierta. Entraron. -¡John!
Del cuarto de baño llegó un ruido desagradable y característico.
-¿Ocurre algo? -preguntó Helmholtz.
No hubo respuesta. El desagradable sonido se repitió, dos veces; siguió un silencio.
Después, con un chasquido, la puerta del cuarto de baño se abrió y apareció, muy
pálido, el Salvaje.
-¡Oye! -exclamó Helmholtz, solícito-. Tú no te encuentras bien, John.
-¿Te sentó mal algo que comiste? -preguntó Bernard.
El Salvaje asintió.
-Sí. Comí civilización.
-¿Cómo?
-Y me sentó mal; me enfermó. Y después -agregó en un tono de voz más bajo-, comí mi
propia maldad.
-Pero, ¿qué te pasa exactamente ... ? Ahora mismo estabas...
-Ya estoy purificado -dijo el Salvaje-. Tomé un poco de mostaza con agua caliente.
Los otros dos le miraron asombrados.
-¿Quieres sugerir que... que lo has hecho a propósito? -preguntó Bernarcl.
-Así es como se purifican los indios.
-John se sentó, y, suspirando, se pasó una mano por la frente-. Descansaré unos minutos
-dijo-. Estoy muy cansado.
-Claro, no me extraña -dijo Helmholtz. Y, tras una pausa, agregó en otro tono-: Hemos
venido a despedirnos. Nos marchamos mañana por la mañana.
-Sí, salimos mañana -dijo Bemard, en cuyo rostro el Salvaje observó una nueva
expresión de resignación decidida-. Y, a propósito, John -prosiguió, inclinándose hacia
delante y apoyando una mano en la rodilla del Salvaje-, quería decirte cuánto siento lo
que ocurrió ayer. -Se sonrojó-. Estoy avergonzado -siguió a pesar de la inseguridad de
su voz-, realmente avergonzado... -
El Salvaje le obligó a callar y, cogiéndole la mano, se la estrechó con afecto.
-Helmholtz se ha portado maravillosamente conmigo -siguió Bernard, después de un
silencio-. De no haber sido por él, yo no hubiese podido...
-Vamos, vamos -protestó Helmholtz. -Esta mañana fui a ver al Interventor -dijo el
Salvaje al fin.
-¿Para qué?
-Para pedirle que me enviara a las islas con vosotros.
-¿Y qué dijo? -preguntó Hehnholtz.
El Salvaje movió la cabeza.
-No quiso.
-¿Por qué no?
-Dijo que quería proseguir el experimento. Pero que me aspen -agregó el Salvaje con
súbito furor-, que me aspen si sigo siendo objeto de experimentación. No quiero, ni por
todos los Interventores del mundo entero. Me marcharé mañana, también.
-Pero ¿a dónde? -preguntaron a coro sus dos amigos.
El Salvaje se encogió de hombros.
-A cualquier sitio. No me importa. Con tal de poder estar solo.
Desde Guildford, la línea descendente seguía el valle de Wey hasta Godalming y
después, pasando por encima de Mildford y Witley, seguía hacia Haslemere y
Portsmouth a través de Petersfield. Casi paralela a la misma, la línea ascendente pasaba
por encima de Worplesdon, Tongham, Puttenham, Elstead y Grayshott. Entre Hog's
Back y Hindhead había puntos en que la distancia entre ambas líneas no era superior a
los cinco o seis kilómetros. La distancia no era suficiente para los pilotos poco
cuidadosos, sobre todo de noche y cuando habían tomado medio gramo de más. Se
habían producido accidentes. Y graves. En consecuencia, habían decidido desplazar la
línea ascendente unos pocos kilómetros hacia el Oeste. Entre Grayshott y Tongham,
cuatro faros de aviación abandonados señalaban el curso de la antigua ruta Portsmouth-
Londres.
El Salvaje había elegido como ermita el viejo faro situado en la cima de la colina entre
Puttenham y Elstead. El edificio era de cemento armado y se hallaba en excelentes
condiciones; casi demasiado cómodo, había pensado el Salvaje cuando había explorado
el lugar por primera vez, casi demasiado lujoso y civilizado. Tranquilizó su conciencia
prometiéndose compensar tales inconvenientes con una autodisciplina más dura, con
purificaciones más completas y totales. Pasó su primera noche en el eremitorio sin
conciliar el sueño, a propósito. Permaneció horas enteras rezando, ora al Cielo al que el
culpable Claudio había pedido perdón, ora a Awonawilona, en zuñí, ora a Jesús y
Poukong, ora a su propio animal guardián, el águila. De vez en cuando abría los brazos
en cruz, y los mantenía así largo rato, soportando un dolor que gradualmente aumentaba
hasta convertirse en una agonía trémula y atormentadora; los mantenía así, en
crucifixión voluntaria, mientras con los dientes apretados, y el rostro empapado en
sudor, repetía: ¡Oh, perdóname! ¡Hazme puro! ¡Ayúdame a ser bueno!, una y otra vez,
hasta que estaba a punto de desmayarse de dolor.
Cuando llegó la mañana, el Salvaje sintió que se había ganado el derecho a habitar el
faro; sí, a pesar de que todavía había cristales en la mayoria de las ventanas, y a pesar de
que la vista, desde la plataforma, era preciosa. Porque la misma razón por la cual había
elegido el faro se había trocado casi inmediatamente en una razón para marcharse a otra
parte. John había decidido vivir allá porque la vista era tan hermosa, porque, desde su
punto de observación tan ventajoso, le parecía contemplar la encarnación de un ser
divino. Pero ¿quién era él para gozarse con la visión cotidiana constante, de la belleza?
¿Quién era él para vivir en la visible presencia de Dios? Él merecía vivir en una sucia
pocilga, en un sombrío agujero bajo tierra. Con los miembros rígidos y doloridos
todavía por la pasada noche de sufrimiento, y fortalecido interiormente por esta misma
razón, el Salvaje subió a la plataforma de su torre y contempló el brillante mundo del
amanecer en el que volvía a habitar por derecho propio, recién reconquistado.
En el valle que separaba Hog's Back de la colina arenosa en la cima de la cual se
levantaba el faro, se hallaba Puttenham, un modesto edificio de nueve pisos, con silos,
una granja avícola, y una pequeña fábrica de Vitamina D. Al otro lado del faro, al Sur,
el terreno descendía en largas pendientes cubiertas de brazales en dirección a un rosario
de lagunas.
Más allá de estas lagunas, por encima de los bosques, se levantaba la torre de catorce
pisos de Elstead. Borrosas, en el brumoso aire inglés, Hindhead y Selborne atraían las
miradas hacia la azulada y romántica distancia. Pero no sólo lo que se veía a distancia
había atraído al Salvaje a su faro; lo que lo rodeaba de cerca resultaba igualmente
seductor. Los bosques, las extensiones abiertas de brezos y amarilla aliaga, los grupos
de pinos silvestres, las lagunas y albercas relucientes, con sus abedules y sauces
llorones, sus lirios de agua y sus alfombras de juntos, poseían una intensa belleza y,
para unos ojos acostumbrados a la aridez del desierto americano, resultaban
asombrosos. Y, además, ¡la soledad! El Salvaje pasaba días enteros sin ver a un solo
hombre. El faro se hallaba sólo a un cuarto de hora de vuelo de la Torre de Charing-T;
pero las colinas de Malpaís apenas eran más deshabitadas que aquel brezal de Surrey.
Las multitudes que diariamente salían de Londres, lo hacían sólo para jugar al Golf
Electromagnético o al tenis.
La mayor parte del dinero que, a su llegada, John había recibido para sus gastos
personales, había sido empleado en la adquisición del equipo necesario. Antes de salir
de Londres el Salvaje se había comprado cuatro mantas de lana de viscosa, cuerdas,
alambre, clavos, cola, unas pocas herramientas, cerillas (aunque pensaba construirse en
su día un parahuso para hacer fuego), algo de batería de cocina, dos docenas de
paquetes de semilla y diez kilos de harina de trigo.
-No, no quiero almidón sintético ni sucedáneo de harina de desperdicios de algodón -
había insistido-. Aunque sean muy nutritivos.
En cuanto a las galletas panglandulares y el sucedáneo vitaminizado de buey, no había
podido resistir a las dotes persuasivas del tendero. Ahora, mirando las latas que tenía en
su poder, se reprochaba amargamente su debilidad. ¡Odiosos productos de la
civilización! Decidió que jamás los comería, aunque se muriera de hambre. Les daré
una lección, pensó vengativamente. Y de paso se la daría a sí mismo.
John contó su dinero. Esperaba que lo poco que le quedaba le bastaría para pasar el
invierno. Cuando llegara la primavera, su huerto produciría lo suficiente para permitirle
vivir con independencia del mundo exterior. Entretanto, siempre quedaba el recurso de
la caza. Había visto muchos conejos, y en las lagunas había aves acuáticas.
Inmediatamente se puso a construir un arco y las correspondientes flechas.
Cerca del faro crecían fresnos, y para las varas de las flechas no faltaban avellanos
llenos de serpollos rectos y hermosos. Empezó por batir un fresno joven, cortó un trozo
de tronco liso, sin ramas, de casi dos metros de longitud, lo despojó de la corteza, y,
capa por capa, fue quitándole la madera blanca, tal como le había enseñado a hacer el
viejo Mitsima, hasta que obtuvo una vara de su misma altura, rígida y gruesa en el
centro, ágil y flexible en los ahusados extremos. Aquel trabajo le produjo un placer muy
intenso. Tras aquellas semanas de ocio en Londres, durante las cuales, cuando deseaba
algo, le bastaba pulsar un botón o girar una manija, fue para él una delicia hacer algo
que exigía habilidad y paciencia.
Casi había terminado de dar forma al arco cuando se dio cuenta, con un sobresalto, de
que estaba cantando. ¡Cantando! Fue como si, tropezando consigo mismo desde fuera,
se hubiese descubierto de pronto en flagrante delito. Se sonrojó, abochornado. Al fin y
al cabo, no había ido allá para cantar y divertirse, sino para escapar al contagio de la
vida civilizada, para purificarse y mejorarse, para enmendarse de una manera activa.
Comprendió, decepcionado, que, absorto en la confección de su arco, había olvidado lo
que se había jurado a sí mismo recordar siempre: la pobre Linda, su propia asesina
violencia para con ella, los odiosos mellizos que pululaban como gusanos alrededor de
su lecho de muerte, profanando con su sola presencia, no sólo el dolor y el
remordimiento del propio John, sino a los mismos dioses. Había jurado recordar, había
jurado reparar incesantemente. Y allá estaba, trabajando en su arco, y cantando, así, tal
como suena, cantando... Entró en el faro, abrió el bote de mostaza y puso a hervir agua
en el fuego.
Media hora después, tres campesinos Delta-Menos de uno de los Grupos de
Bakonovsky de Puttenham se dirigían en camión hacia Elstead, y,. desde lo alto de la
colina, quedaron asombrados al ver a un joven de pie en el exterior del faro
abandonado, desnudo hasta la cintura y azotándose a sí mismo con un látigo de cuerdas
de nudos. La espalda del joven aparecía cruzada horizontalmente por rayas escarlata, y
entre surco y surco discurrían hilillos de sangre. El conductor del camión detuvo el
vehículo a un lado de la carretera, y, junto con sus dos compañeros, se quedó mirando
boquiabierto aquel espectáculo extraordinario. Uno, dos, tres... Contaron los azotes.
Después del octavo latigazo, el joven interrumpió su castigo, corrió hasta el borde del
bosque y allá vomitó violentamente. Luego volvió a coger el látigo y siguió azotándose:
nueve, diez, once, doce...
-¡Ford! -murmuró el conductor.
Y los mellizos fueron de la misma opinión. -¡Reford! -dijeron.
Tres días más tarde, como los búhos a la vista de una carroña, llegaron los periodistas.
Secado y endurecido al fuego lento de leña verde, el arco ya estaba listo. El Salvaje
trabajaba afanosamente en sus flechas. Había cortado y secado treinta varas de avellano,
y las había guarnecido en la punta con aguzados clavos firmemente sujetos. Una noche
había efectuado una incursión a la granja avícola de Puttenham y ahora tenía plumas
suficientes para equipar a todo un ejército. Estaba empeñado en la tarea de acoplar las
plumas a las flechas cuando el primer periodista lo encontró. Silenciosamente, calzado
con sus zapatos neumáticos, el hombre se le acercó por detrás.
-Buenos días, Mr. Salvaje -dijo-. Soy el enviado de El Radio Horario.
Como mordido por una serpiente, el Salvaje saltó sobre sus pies, desparramando en
todas direcciones las plumas, el bote de cola y el pincel. -Perdón -dijo el periodista,
sinceramente compungido-. No tenía intención... -se tocó el sombrero, el sombrero de
copa de aluminio en el que llevaba el receptor y el transmisor telegráfico-. Perdone que
no me descubra -dijo-. Este sombrero es un poco pesado. Bien, como le decía, me envía
El Radio...
-¿Qué quiere? -preguntó el Salvaje, ceñudo.
-Bueno, como es natural, a nuestros lectores les interesaría muchísimo... -Ladeó la
cabeza y su sonrisa adquirió un matiz, casi, de coquetería-. Sólo unas pocas palabras de
usted, Mr. Salvaje.
Y rápidamente, con una serie de ademanes rituales, desenrolló dos cables conectados a
la batería que llevaba en torno de la cintura; los enchufó simultáneamente a ambos lados
de su sombrero de aluminio; tocó un resorte de la cúspide del mismo y una antena se
disparó en el aire; tocó otro resorte del borde del ala, y, como un muñeco de muelles,
saltó un pequeño micrófono que se quedó colgando estremeciéndose, a unos quince
centímetros de su nariz; bajóse hasta las orejas un par de auriculares, pulsó un botón
situado en el lado izquierdo del sombrero, que produjo un débil zumbido, hizo girar otro
botón de la derecha, y el zumbido fue interrumpido por una serie de silbidos y
chasquidos estetoscópicos.
-Al habla -dijo, por el micrófono-, al habla, al habla...
Súbitamente sonó un timbre en el interior de su sombrero.
-¿Eres tú, Edzel? Primo Mellon al habla. Sí, lo he pescado. Ahora Mr. Salvaje cogerá el
micrófono y pronunciará unas palabras. Por favor, Mr. Salvaje. -Miró a John y le dirigió
otra de sus melifluas sonrisas-. Diga solamente a nuestros lectores por qué ha venido
aquí. Qué le indujo a marcharse de Londres (¡al habla, Edzel!) tan precipitadamente. Y
dígales también algo, naturalmente, del látigo. -El Salvaje tuvo un sobresalto. ¿Cómo se
habían enterado de lo del látigo? -Todos estamos deseosos de saber algo de ese látigo.
Díganos también algo acerca de la Civilización. Ya sabe. Lo que yo opino de la
muchacha civilizada. Sólo unas palabras...
El Salvaje obedeció con desconcertante exactitud. Sólo pronunció cinco palabras, ni una
sola más; cinco palabras, las mismas que habían dicho a Bernard a propósito del
Archichantre Comunal de Canterbury.
-Hánil, sons éso tse-ná!
Y agarrando al periodista por los hombros, le hizo dar media vuelta (el joven se reveló
apetitosamente provisto de materia carnosa en el trasero), tomó puntería y, con toda la
fuerza y la precisión de un campeón de fútbol, soltó un puntapié prodigioso.
Ocho minutos más tarde, una nueva edición de El Radio Horario aparecía en las calles
de Londres. Un periodista de El Radio Horario recibe de Mr. Salvaje un puntapié en el
coxis, decía el titular de la primera página. Sensación en Surrey.
Y sensación en Londres, también, pensó el periodista a su vuelta, cuando leyó estas
palabras. Y, lo que era peor, una sensación muy dolorosa. Tuvo que tomar asiento con
mucha cautela, a la hora de almorzar.
Sin dejarse amedrentar por la contusión preventiva en el coxis de su colega, otros cuatro
periodistas, enviados por el Times de Nueva York, El Continuo de Cuatro dimensiones
de Francfort, El Monitor Científico Fordiano y El Espejo Delta visitaron aquella tarde
el faro y fueron recibidos con progresiva violencia.
Desde una distancia prudencial, y frotándose todavía las doloridas nalgas, el periodista
de El Monitor Científico Fordiano gritó:
-¡Pedazo de tonto! ¿Por qué no toma un poco de soma?
-¡Fuera de aquí! -contestó el Salvaje.
El otro se alejó unos pasas, y se volvió.
-El mal se convierte en algo irreal con un par de gramos.
-Kohakwa iyathtokyai !
-El dolor es una ilusión.
-¿Ah, sí? -dijo el Salvaje.
Y agarrando una gruesa vara avanzó un paso.
El enviado de El Monitor Científico Fordiano echó a correr hacia su helicóptero.
A partir de aquel momento el Salvaje gozó de paz por un tiempo. Llegaron unos cuantos
helicópteros que volaron por encima de la torre, inquisitivamente. John disparó una
flecha contra el que más se había acercado. La flecha traspasó el suelo de aluminio de la
cabina; se oyó un agudo gemido, y el aparato ascendió como un cohete con toda la
rapidez que el motor logró imprimirle. Los demás, desde aquel momento, mantuvieron
respetuosamente las distancias. Sin hacer caso de su molesto zumbido (el Salvaje se
veía a sí mismo como uno de los pretendientes de la Doncella de Mátsaki, tenaz y
resistente entre los alados insectos), el Salvaje trabajaba en su futuro huerto. Al cabo de
un tiempo los insectos, por lo visto, se cansaron, y se alejaron volando; durante unas
horas, el cielo, sobre su cabeza, permaneció desierto, y, excepto por las alondras,
silencioso.
Hacía un calor asfixiante, y había aires de tormenta. John se había pasado la mañana
cavando y ahora descansaba tendido en el suelo. De pronto, el recuerdo de Lenina se
transformó en una presencia real, desnuda y tangible, que le decía: ¡Cariño! y
¡Abrázame!, con sólo las medias y los zapatos puestos, perfumada... ¡Impúdica zorra!
Pero... ioh, oh ... ! Sus brazos en torno de su cuello, los senos erguidos, sus labios... La
eternidad estaba en nuestros labios y en nuestros ojos. Lenina... ¡No, no, no, no! El
Salvaje saltó sobre sus pies, y, desnudo como iba, salió corriendo de la casa. Junto al
límite donde empezaban los brezales crecían unas matas de enebro espinoso. John se
arrojó a las matas, y estrechó, en lugar del sedoso cuerpo de sus deseos, una brazada de
espinas verdes. Agudas, con un millar de puntas, lo pincharon cruelmente. John se
esforzó por pensar en la pobre Linda, sin palabra ni aliento, estrujándose las manos, y en
el terror indecible que aparecía en sus ojos. La pobre Linda, que había jurado no olvidar.
Pero la presencia de Lenina seguía acosándole. Lenina, a quien había jurado olvidar.
Aun en medio de las heridas y los pinchazos de las agujas de los enebros, su carne
recalcitrante seguía consciente de ella, inevitablemente real. Cariño, cariño... si también
tú me deseabas, ¿por qué no lo decías?
El látigo estaba colgado de un clavo, detrás de la puerta, siempre a mano ante la posible
llegada de periodistas. En un acceso de furor, el Salvaje volvió corriendo a la casa, lo
cogió y lo levantó en el aire. Las cuerdas de nudos mordieron su carne.
-¡Zorra! ¡Zorra! -gritaba, a cada latigazo, como si fuese a Lenina (¡y con qué frecuencia,
aun sin saberlo, deseaba que lo fuera!), blanca, cálida, perfumada, infame, a quien así
azotaba-. ¡Zorra! -Y después, con voz de desesperación-: ¡Oh, Linda, perdóname!
¡Perdóname, Dios mío! Soy malo. Soy pérfido. Soy... ¡No, no, zorra, zorra!
Desde su escondrijo cuidadosamente construido en el bosque, a trescientos metros de
distancia, Darwin Bonaparte, el fotógrafo de caza mayor más experto de la Sociedad
Productora de Films para los sensoramas, había observado todos los movimientos del
Salvaje. La paciencia y la habilidad habían obtenido su recompensa. Darwin Bonaparte
se había pasado tres días sentado en el interior del tronco de un roble artificial, tres
noches reptando sobre el vientre a través de los brezos, ocultando micrófonos en las
matas de aliaga, enterrando cables en la blanda arena gris. Setenta y dos horas de
suprema incomodidad. Pero ahora había llegado el gran momento, el más grande desde
que había tomado las espeluznantes vistas estereoscópicas de la boda de unos gorilas.
Espléndido -se dijo, cuando el Salvaje empezó su número-. ¡Espléndido!
Mantuvo sus cámaras telescópicas cuidadosamente enfocadas, como pegadas con cola a
su móvil objetivo; les aplicó un telescopio más potente para captar un primer plano del
rostro frenético y contorsionado (¡admirable!); filmó unos instantes a cámara lenta (un
efecto cómico exquisito, se prometió a sí mismo)-, y, entretanto, escuchó con deleite los
golpes, los gruñidos y las palabras furiosas que iban grabándose en la pista sonora del
film; probó el efecto de una ligera amplificación (así, decididamente, resultaba mejor);
le encantó oír, en un breve momento de pausa, el agudo canto de una alondra; deseó que
el Salvaje se volviera para poder tomar un buen primer plano de la sangre en su
espalda... y casi inmediatamente (¡vaya suerte!) el complaciente muchacho se volvió, y
el fotógrafo pudo tomar a la perfección la vista que deseaba.
¡Bueno, ha sido estupendo! -se dijo, cuando todo hubo acabado-. ¡De primera calidad!
Se secó el rostro empapado en sudor. Cuando en los estudios le hubiesen añadido los
efectos táctiles, resultaría una película perfecta. Casi tan buena, pensó Darwin
Bonaparte, como La vida amorosa del cachalote. ¡Lo cual, por Ford, no era poco decir!
Doce días más tarde, El Salvaje de Surrey se había estrenado ya y podía verse, oírse y
palparse en todos los palacios de sensorama de primera categoría de la Europa
occidental.
El efecto del film de Darwin Bonaparte fue inmediato y enorme. La tarde que siguió a la
noche del estreno, la rústica soledad de John fue interrumpida bruscamente por la
llegada de un vasto enjambre de helicópteros.
John estaba cavando en su huerto; y cavando también en su propia mente, revolviendo
la sustancia de sus pensamientos. La muerte... E hincaba su azada una y otra vez... Y
todos nuestros ayeres han iluminado para los necios el camino hacia la polvorienta
muerte. Un trueno convincente rugía a través de estas palabras. John levantó una palada
de tierra. ¿Por qué había muerto Linda? ¿Por qué la había dejado perder
progresivamente su condición humana, y al fin ... ? El Salvaje sintió un escalofrío... Y al
fin se había convertido en... una buena carroña para besar ... Apoyó el pie en el borde de
la pala y la hincó profundamente en el suelo. Somos para los dioses como moscas en
manos de chiquillos caprichosos; nos matan como en un juego. Otro trueno; palabras
que por sí mismas se proclamaban verdaderas; más verdaderas, en cierto modo, que la
misma verdad. Y, sin embargo, el mismo Gloucester los había llamado dioses
eternamente amables. Además, el mejor de los descansos es el sueño; y tú a menudo lo
buscas; sin embargo, temes torpemente la muerte, que es la misma cosa.
Lo que había sido un zumbido por encima de su cabeza convirtióse en un rugido; y, de
pronto, John se encontró a la sombra. Algo se había interpuesto entre el sol y él.
Sobresaltado, levantó los ojos de su tarea y de sus pensamientos; levantó los ojos como
deslumbrado, con la mente vagando todavía por aquel otro mundo de palabras más
verdaderas que la misma verdad, concentrada todavía en las inmensidades de la muerte
y la divinidad; levantó los ojos y vio, encima de él, muy cerca, el enjambre de aparatos
voladores. Llegaron como una plaga de langostas, permanecieron suspendidos en el aire
y, al fin, se posaron sobre los brezales, a su alrededor. De los vientres de aquellas
langostas gigantescas surgían hombres con pantalones blancos de franela de viscosa, y
mujeres (porque hacía calor) en pijama de shantung de acetato, o pantalones cortos de
velvetón y blusas sin mangas, muy escotadas... Una pareja de cada aparato. En pocos
minutos había docenas de ellos, de pie, formando un espacioso círculo alrededor del
faro mirando, riendo, disparando sus cámaras fotográficas, arrojándole (como a un
mono) cacahuetes, paquetes de goma de mascar de hormona sexual, galletitas
panglandulares. Y constantemente -porque ahora la corriente de tráfico fluía incesante
por encima de Hog's Back- su número iba en aumento. Como en una pesadilla, las
docenas se convirtieron en veintenas, y las veintenas en centenares.
El Salvaje se había retirado buscando cobijo, y ahora, en la actitud de un animal
acorralado, permanecía de pie, de espaldas al muro del faro, mirando aquellas caras con
expresión de mudo horror como un hombre que hubiese perdido el juicio.
El impacto en su mejilla de un paquete de chicle bien dirigido lo sacó de su estupor para
devolverle a la realidad. Un dolor agudo, y despertó del todo, en una explosión de ira.
-¡Fuera! -gritó.
El mono había hablado; estallaron risas. -¡Viva el buen Salvaje! ¡Viva! ¡Viva!
Y entre aquella babel de gritos, John oyó: -¡El látigo, el látigo, el látigo!
Obedeciendo a la sugestión de la palabra, John descolgó el atajo de cuerdas de nudos de
su clavo, detrás de la puerta, y lo agitó, como amenazando a sus verdugos.
Brotó un clamor de irónico entusiasmo.
John avanzó amenazadoramente hacia ellos. Una mujer chilló asustada. La línea de
mirones osciló en el punto amenazado más inmediatamente, pero recobró la rigidez y
aguantó firme. La conciencia de contar con la superioridad numérica prestaba a aquellos
mirones un valor que el Salvaje no se había supuesto.
-¿Por qué no me dejáis en paz?
En su ira había un leve matiz quejumbroso.
-¿Quieres unas almendras saladas al magnesio? -dijo el hombre que, caso de que el
Salvaje siguiera avanzando, había de ser el primero en ser atacado. Y agitó una bolsita-.
Son estupendas, ¿sabes? -agregó, con una sonrisa propiciatoria y algo nerviosa-. Y las
sales de magnesio te mantendrán joven.
-¿Qué queréis de mí? -preguntó, volviéndose de un rostro sonriente a otro-. ¿Qué
queréis de mí?
-¡El látigo! -contestó un centenar de voces, confusamente-. Haz el número del látigo.
Queremos ver el número del látigo.
Entonces un grupo situado a un extremo de la línea empezó a gritar al unísono y
rítmicamente:
-¡El lá-ti-go! ¡El lá-ti-go! ¡El lá-ti-go!
-¡El lá-ti-go! ¡El lá-ti-go!
Gritaban todos a la vez; y, embriagados por el ruido, por la unanimidad, por la
sensación de comunión rítmica, daban la impresión de que hubiesen podido seguir
gritando así durante horas enteras, casi indefinidamente. Pero a la vigésimo quinta
repetición se produjo una súbita interrupción. Otro helicóptero procedente de la
dirección de Hog's Back, permaneció unos segundos inmóvil sobre la multitud y luego
aterrizó a pocos metros de donde se encontraba de pie el Salvaje, en el espacio abierto
entre la hilera de mirones y el faro. El rugido de las hélices ahogó momentáneamente el
griterío; después, cuando el aparato tocó tierra y los motores enmudecieron, los gritos
de: ¡El látigo! ¡El látigo! se reanudaron, fuertes, insistentes, monótonos.
La puerta del helicóptero se abrió, y de él se apearon un joven rubio, de rostro atezado,
y después una muchacha que llevaba pantalones cortos de pana verde, blusa blanca y
gorrito de jockey.
Al ver a la muchacha, el Salvaje se sobresaltó, retrocedió, y su rostro se cubrió de súbita
palidez.
La muchacha se quedó mirándole, sonriéndole con una sonrisa incierta, implorante, casi
abyecta. Pasaron unos segundos. Los labios de la muchacha se movieron; debía de decir
algo; pero el sonido de su voz era ahogado por los gritos rítmicos de los curiosos, que
seguían vociferando su estribillo.
-¡El lá-ti-go! ¡El lá-ti-go!
La muchacha se llevó ambas manos al costado izquierdo, y en su rostro de muñeca,
aterciopelado como un melocotón, apareció una extraña expresión de dolor y ansiedad.
Sus ojos azules parecieron aumentar de tamaño y brillar más intensamente; y, de pronto,
dos lágrimas rodaron por sus mejillas. Volvió a hablar, inaudiblemente; después, con un
gesto rápido y apasionado, tendió los brazos hacia el Salvaje y avanzó un paso.
-¡El lá-ti-go! ¡El Látigo!
Y, de pronto, los curiosos consiguieron lo que tanto deseaban.
-¡Ramera!
El Salvaje había corrido al encuentro de la muchacha como un loco. ¡Zorra!, había
gritado, como un loco, y empezó a azotarla con su látigo de cuerdas de nudos.
Aterrorizada, la joven se había vuelto, disponiéndose a huir, pero había tropezado y
caído al suelo.
-¡Henry, Henry! -gritó.
Pero su atezado compañero se había ocultado detrás del helicóptero, poniéndose a salvo.
Con un rugido de excitación y delicia, la línea se quebró y se produjo una carrera
convergente hacia el centro magnético de atracción. El dolor es un horror que fascina.
-¡Quema, lujuria, quema!
-¡Oh, la carne!
El Salvaje rechinó los dientes. Esta vez el látigo cayó sobre sus propios hombros.
-¡Mátala! ¡Mátala!
Arrastrados por la fascinación del horror que produce el espectáculo del dolor, e
impelidos íntimamente por el hábito de cooperación, por el deseo de unanimidad y
comunión que su condicionamiento había hecho arraigar en ellos, los curiosos
empezaron a imitar el frenesí de los gestos del Salvaje, golpeándose unos a otros cada
vez que éste azotaba su propia carne rebelde o aquella regordeta encarnación de la
torpeza carnal que se retorcía sobre la maleza, a sus pies.
-¡Mátala, mátala, mátala! -seguía gritando el Salvaje.
Después, de pronto, alguien empezó a cantar: Orgía-Porfía, y al cabo de un instante
todos repetían el estribillo y, cantando, habían empezado a bailar. Orgía-Porfía, vueltas
y más vueltas, pegándose unos a otros al compás de seis por ocho. Orgía-Porfía...
Era más de medianoche cuando el último helicóptero despegó. Obnubilado por el soma,
y agotado por el prolongado frenesí de sensualidad, el Salvaje yacía durmiendo sobre
los brezos. El sol estaba muy alto cuando - despertó. Permaneció echado un momento,
parpadeando a la luz, como un mochuelo, sin comprender; después, de pronto, lo
recordó todo.
Se cubrió los ojos con una mano.
Aquella tarde el enjambre de helicópteros que llegó zumbando a través de Hog's Back
formaba una densa nube de diez kilómetros de longitud.
-¡Salvaje! -llamaron los primeros en llegar-. ¡Mr. Salvajel
No hubo respuesta.
La puerta del faro estaba abierta. La empujaron y penetraron en la penumbra del
interior. A través de un arco que se abría en el otro extremo de la estancia podían ver el
arranque de la escalera que conducía a las plantas superiores. Exactamente bajo la clave
del arco se balanceaban unos pies.
-¡Mr. Salvaje!
Lentamente, muy lentamente, como dos agujas de brújula, los pies giraban hacia la
derecha: Norte, Nordeste, Este, Sudeste, Sur, Sudsudoeste; después se detuvieron, y, al
cabo de pocos segundos, giraron, con idéntica calma, hacia la izquierda: Sudsudoeste,
Sur, Sudeste, Este...



Fin

.

¿QUIERES SALIR AQUI? , ENLAZAME

-

-